Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

Autechre in spanish (sorry)

Expand Messages
  • JESUS CASTILLO
    Hola: Aquí os envio un artículo que escribí para la extinta revista española Spiral en 1996 sobre Autechre. Espero vuestra opinión al respecto, sobre todo
    Message 1 of 2 , Feb 1, 1999
    • 0 Attachment
      Hola:
      Aqu� os envio un art�culo que escrib� para la extinta revista espa�ola Spiral en 1996 sobre Autechre. Espero vuestra opini�n al respecto, sobre todo desde el punto de vista periodistico musical que ha dominado la lista en estos ultimos dias.
      Saludos

      Autechre

      Junio 1996 / Revista Spiral
      ------------------------------------------------------------------------
      Dentro de las siete artes, la m�sica es la �nica que no requiere del
      sentido visual para ser disfrutada. Para las dem�s se hace
      imprescindible el uso del aparato ocular: sin �l, nadie admirar�a obras
      arquitect�nicas ni espect�culos de danza. S�lo la poes�a y, por
      extensi�n, toda la literatura, puede, en casos extremos, prescindir de
      la vista para conducir el significado de su contenido hacia el sujeto
      con el que contactar emocionalmente: el mundo oscuro de los invidentes
      ayudados por el sistema Braille es buena prueba de ello. Por lo tanto,
      ese peculiar modo de percepci�n logra que la m�sica (en todas sus
      variantes) atesore una ins�lita unicidad. Echemos mano del refranero
      castellano: "Ojos que no ven, coraz�n que no siente". Cualquiera que se
      haya emocionado alguna vez con cualquier canci�n podr� derrumbar sin
      dificultad la l�gica de este argumento. Pero para llegar a ello, al
      p�ramo de la emoci�n (ya sea en forma de alegr�a o de tristeza, de baile
      o de depresi�n, o de los otros mil sentimientos que se podr�an citar),
      hay que derribar ese l�mite imperceptible que antepone el o�do (sin
      intenci�n: solo por prescindir de la habitual vista) mediante una
      herramienta: la capacidad de abstracci�n. Si la m�sica se al�a con la
      poes�a y la literatura (desde FAMILY a THE SMITHS, de SURFIN� BICHOS a
      SEBADOH) esa herramienta apenas se desempolva; incluso, s�lo con teatro
      vocal (THE SMITHS o SEBADOH, por seguir empleando los mismos ejemplos,
      si no s� es angl�filo) o melod�a argumental (el caso m�s fascinante:
      SABRES OF PARADISE) puede llegarse al coraz�n/cerebro sin necesidad de
      utilizar la herramienta citada. En cambio, hay ocasiones en que es
      imprescindible la abstracci�n para conectar con la composici�n: es
      m�sica sin poes�a ni teatro vocal, sin desarrollos cinematogr�ficos ni
      gui�n premeditado: son obras �nicamente asimilables mediante la
      abstracci�n, m�sica en estado puro, sint�tica, casi formulable. La
      abstracci�n: ese es el m�sculo que agiliza la inercia de "Tri Repetae"
      (WARP, 95) la obra cumbre de AUTECHRE. Hay quien engloba a "Tri Repetae"
      dentro del aislacionismo contemplado desde su visi�n m�s electr�nica.
      Hay tambi�n quien no duda en encasillarlo en ese emergente movimiento
      denominado como "a genre-without-a-name", amplio espectro que engloba
      m�sica electr�nica fabricada para escuchar m�s que para bailar, donde se
      engloba a sellos como CLEAR, MILLEX PLATEAUX (OVAL, ALEC EMPIRE) o LO
      RECORDINGS, o artistas como SCANNER, DAVID TOOP o LOCUST. M�sica
      preambular del siglo venidero, fundamentalmente sint�tica, poli�drica y
      arriesgada. AUTECHRE han arribado a ella desde el proyecto "Artificial
      Intelligence" que WARP patrocin� hace unos a�os con discos de gran
      lucidez contempor�nea (el "Electric soma" de B12 o "Surfing on sire
      waves" de POLYGON WINDOW son los mejores ejemplos), y para ello han
      tenido que ir limando diversos aspectos que hac�an que su m�sica fuera
      motivo de encontronazos cr�ticos, ya que tanto "(Incunabula)" como
      "Amber" no llegan nunca al pico marcado por "Tri Repetae". Aun as�,
      "(Incunabula)" (93) no deja de ser un estupendo disco de presentaci�n.
      Si "Artificial Intelligence", el recopilatorio del 92 ofrecido por WARP,
      marca el inicio de la serie y cada uno de los creativos all� incluidos
      fueron entregando su respectivo disco, AUTECHRE fueron quienes m�s
      dilataron la espera. No hay que olvidar que la serie "Ai" rehuye, en
      parte, de los planteamientos bailables cercanos a las corrientes
      House/Detroit, embarc�ndose en terrenos que convierten al ambient en la
      expresi�n m�s habitual del techno actual, apoyado m�s en la melod�a que
      en otra cosa y arrim�ndose, con peligro, a veces, a texturas muy new age
      o desarrollos demasiado sinf�nicos. Por ello, el gran acierto de
      "Incunabula" es sobrevivir en el punto intermedio de toda esta marea de
      posibles influencias. Pero no s�lo de las influencias estil�sticas, sino
      tambi�n sorteando las posibles sombras de otros artistas cercanos: B12,
      BLACK DOG, LFO o el mism�simo Richard D. James parecen encontrarse en
      alguno de sus once rincones. Particularmente, "(Incunabula)" me atrae
      por su precisi�n mel�dica que, aunque por momentos aparenta llegar a
      introducirse en el negro agujero del sinfonismo, reh�sa de �l en los
      momentos clave con eficacia. Temas con teclados imantados, composiciones
      computerizadas de una extra�a fascinaci�n y sonidos particulares
      concebidos para la ocasi�n son la receta que sustenta el sabor de este
      soberbio episodio. Destacar un tema sobre otro significar�a fragmentar
      el encanto que circula por el todo, pero piropear la r�tmica m�gica de
      "Bike" o "Autriche" no puede considerarse tentar al pecado. "Amber"
      (94), el siguiente paso del d�o, persigue de nuevo la recreaci�n del
      experimentalismo electr�nico, aunque ocurre que, en esta ocasi�n, todo
      se desarrolla sobre elucubraciones ambientales poco inspiradas. "Piezo",
      uno de los temas, puede ser el resumen de todo el disco: r�tmica �gil
      bajo argumento apropiado que ve lastradas sus calidades bajo el pesado
      colch�n ambient. Los condimentos elegidos no son muy distintos que los
      anteriores, pues aqu� se encuentran de nuevo el car�cter abstracto de
      las composiciones, ligeras referencias industriales y enfoques r�tmicos
      bien trabajados, pero fracasan parcialmente en la consecuci�n de
      melod�as acertadas y pecan, esta vez s�, a la hora de aproximarse a
      referencias c�smicas y placenteras ("Yulquen", "Silverside"). Entonces
      queda gozar de "Further" (magistral glosario de cadencias �giles), "Nil"
      o "Foil". 1995. Por fin "Tri Repetae" bajo presentaci�n an�nima, luego
      lacrada con la impertinente presencia de la pegatina acusadora. Nuevos
      caminos, nuevos paisajes, nuevos desarrollos. Su ya conocida
      experimentaci�n abstracta calibrada con mesura en tierras de nadie. M�s
      imaginativo, m�s magn�tico, ahora abrasador. Tecnolog�a punta dirigiendo
      la erecci�n del nervio emotivo. El lugar tendremos que localizarlo en un
      futuro, todav�a sin localizar. Y atrae por utilizar las bases de su
      trayectoria, pero perfeccion�ndolo hasta l�mites insondables. Son el
      contrapunto de MAIN (vitalidad r�tmica, electr�nica de alto voltaje,
      minimalismo cinem�tico) buscando la misma salida, y encontrando en el
      aislacionismo electr�nico la piedra de su leyenda. Ya no hay desarrollos
      sinf�nicos en peligro de desbordamiento y las melod�as pierden
      inmediatez para abastecerse de complejidad, perdiendo terreno ante el
      exuberante ofrecimiento que la r�tmica propone. Un ritmo mec�nico,
      minimal y electr�nico actuando como la verdadera fuerza motriz de un
      disco terriblemente tecnol�gico pero, y esto es a�n m�s terrible,
      verdaderamente apasionado. Pasi�n desde la tecnolog�a. Ah� es donde
      AUTECHRE se convierten en inalcanzables. No en las sonoridades de
      "(Incunabula)" ni en el expresionismo de "Amber", ni en su colecci�n de
      maxis. S�lo aqu�, en la desproporcionada magnitud de "Tri Repetae", es
      cuando Booth y Brown demuestran un talento hasta entonces intuible, pero
      no materializado con exactitud. Corrijamos ahora la definici�n:
      tecnolog�a s�lo es el medio utilizado por la pareja de Rochdale. El
      �nico fin es la abstracci�n: no hay baile, no hay voces, no hay
      argumento y la �nica se�al de vida la percibe el cerebro. "Tri Repetae"
      me ha sugerido siempre una imagen, desde que lo escuche por vez primera:
      ser�a el �nico disco disfrutable por alguien totalmente paralizado cuyo
      lazo en la vida fuera, �nicamente, el perfil mental, una especie de
      cad�ver inteligente, sensible. No le busqu�is otro significado: es s�lo
      un sue�o, de los muchos que se despiertan bajo el est�mulo que
      proporciona su escucha. Pensaba significar el car�cter lo-fi del mundo
      que AUTECHRE vive, pero ahora veo m�s l�gico definirlo como rom�ntico,
      bohemio. Sus composiciones editadas ofrecen un semblante cient�fico,
      casi desarrollado como soluci�n a una ecuaci�n, pero su confecci�n nace
      de la manera m�s ordinaria: del trabajo desde su habitaci�n,
      reconvertidas en estudios radiactivos de una labor que s�lo en
      determinados casos, y tras un oportuno examen, sale a la luz, desechando
      gran parte de las composiciones que emprenden, no como otros.
      Perfeccionismo de dormitorio, recuerdo "C/pach" y quemar�a el m�o. Pero
      hay m�s. "Clipper", "Rsdio", "Eutow". Son algo m�s que el simple
      transcurrir de siete minutos de la mejor m�sica electr�nica actual. Son,
      y en esto no difieren en nada de lo que MAIN u OVAL pueden proyectar, la
      llave hacia algo ins�lito. Busco semejanzas formales entre ellos y no
      puede dictarse que compartan el mismo terreno. No trazan una trayectoria
      que puedan ayudar a definir un estilo com�n, sino m�s bien se ocupan en
      trasladar su propios mundos al musical, y as� resultan de paralelos, de
      diferentes, sin intersecci�n materializable. Ven futuro pero no lo
      comparten. Y el futuro de AUTECHRE es, si no se desv�a de lo que
      impregnan en el presente, en verdad fascinante, m�gico y extremo, pues
      mientras sigan radiando la complejidad de los sentimientos de una manera
      tan �ntima, tan vanguardista, tan abierta, los v�stagos de "Tri Repetae"
      podr�n ser igualmente imprescindibles. O eso esperamos alg�nos.
      --------------------------------------------------------------
      JESUS CASTILLO
      P.O.BOX 33
      45800 Quintanar
      Toledo
      Spain
      Tel + Fax: 925.181.603
      jesuscastillo@...
      Colaborador en A Barna, Neo2, Vanidad y Voice
      Radio: "Secretos Bien Guardados"
      -----------------------------------------------------------------
    • Franco Ingrassia
      Acabo de leer tu artículo sobre autechre, y mientras lo hacía recordé una frase de un crítico de rock argentino que hablaba de la frecuencia en que la
      Message 2 of 2 , Feb 1, 1999
      • 0 Attachment
        Acabo de leer tu art�culo sobre autechre, y mientras lo hac�a record� una
        frase de un cr�tico de rock argentino que hablaba de la frecuencia en que la
        cr�tica "samplea" a la literatura.
        Leyendo tu art�culo sent� que, si no conociese autechre, ir�a corriendo a
        buscar una copia de tri repetae++, para poder yo mismo deslumbrarme como
        vos. Y de alguna manera, tengo la impresi�n de que se hac�a eco, tanto de la
        pasi�n de autechre por su m�sica, y de la nuestra. Y creo que esa es una de
        las mejores cosas que puede suceder con un escrito sobre m�sica.
        Pienso que es un muy buen art�culo period�stico, que describe de manera muy
        sutil al grupo y lo que te provoc� el escucharlos. (Inclusive me sent� un
        poco identificado).

        Algunas cosas que se me ocurrieron a partir de la lectura de tu texto:

        1.
        >y en esto no difieren en nada de lo que MAIN u OVAL pueden proyectar, la
        >llave hacia algo ins�lito. Busco semejanzas formales entre ellos y no
        >puede dictarse que compartan el mismo terreno. No trazan una trayectoria
        >que puedan ayudar a definir un estilo com�n, sino m�s bien se ocupan en
        >trasladar su propios mundos al musical, y as� resultan de paralelos, de
        >diferentes, sin intersecci�n materializable. Ven futuro pero no lo
        >comparten.

        Tal vez sea momento de que empezemos a dejar de lado, a la hora de pensar
        los estilos, en la cohesi�n formal. Estoy de acuerdo con vos, es dif�cil
        encontrar semejanzas formales con Main u Oval, aunque no se diferencien de
        ellos en la "proyecci�n" de una "llave hacia algo ins�lito". A lo mejor,
        podr�amos pensar los estilos sin tener tanto en cuenta la homolog�a de
        resultados sino las similitudes de orientaciones y procesos. Algo parecido
        propon�a yo en el texto sobre nueva electr�nica. Lo mismo sucede con el
        post-rock, �qu� semejanzas formales encontramos entre Tortoise, Laika,
        Moonshake, Seefeel o Pram? sin embargo...
        A lo mejor parecen estilos no formalizables porque estamos tratando de
        formalizar lo contingente no lo estructural. Creo que tanto en el caso del
        post-rock como de la nueva electr�nica, la unidad la da las orientaciones
        desde donde parten, no el resultado al que llegan. Lo podr�amos seguir
        pensando...

        2.
        >Pero para llegar a ello, al
        >p�ramo de la emoci�n (ya sea en forma de alegr�a o de tristeza, de baile
        >o de depresi�n, o de los otros mil sentimientos que se podr�an citar),
        >hay que derribar ese l�mite imperceptible que antepone el o�do (sin
        >intenci�n: solo por prescindir de la habitual vista) mediante una
        >herramienta: la capacidad de abstracci�n.

        !Muy interesante! Nunca se me hab�a ocurrido la relaci�n entre abstracci�n,
        emoci�n y sonoridad.

        3.
        >"Tri Repetae"
        >me ha sugerido siempre una imagen, desde que lo escuche por vez primera:
        >ser�a el �nico disco disfrutable por alguien totalmente paralizado cuyo
        >lazo en la vida fuera, �nicamente, el perfil mental, una especie de
        >cad�ver inteligente, sensible. No le busqu�is otro significado: es s�lo
        >un sue�o, de los muchos que se despiertan bajo el est�mulo que
        >proporciona su escucha

        Esta parte me pareci� excelente.

        4.
        >El lugar tendremos que localizarlo en un
        >futuro, todav�a sin localizar.

        >radiando la complejidad de los sentimientos

        Hace un tiempo vengo pensando en la "expresi�n". Esta opini�n tan difundida
        sobre el arte que reza que "el artista expresa sus sentimientos en la obra",
        �es tan as�?
        Si as� fuera �ser�a posible la experimentaci�n? Es decir, si la obra es
        solamente una representaci�n de los sentimientos, si intenta expresar algo
        que la preexiste, �donde est� la creaci�n? Tal vez, en los genuinos momentos
        experimentales de la praxis art�stica lo que suscede es una producci�n de
        nuevos sentidos, no una expresi�n de sentimientos. Quiero decir, podr�amos
        pensar que autechre no "lleva dentro" estos lugares "todav�a no localizados"
        sino que los mismos se producen, para sorpresa tanto de ellos como de
        nosotros, en algunos momentos (no desechados) de la labor de composici�n.
        Esta es, por ahora, la �nica manera que se me ocurre de explicar el modo en
        que la experimentaci�n le gana terreno a lo desconocido. Me gustar�a
        escuchar otras opiniones.
      Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.