Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

el arbol de la vida....en la sabiduria oculta,,,

Expand Messages
  • henry manzueta
    El Arbol de la Vida Samael Aun Weor / Resumen-Conferencia. El Arbol de la Vida Si observamos el Arbol de la Vida, tal como está escrito por los Cabalistas
    Message 1 of 1 , Nov 1, 2005
    • 0 Attachment
      Anubis  
      El Arbol de la Vida




      Samael Aun Weor / Resumen-Conferencia.
      El Arbol de la Vida




      Si observamos el Arbol de la Vida, tal como está escrito por los Cabalistas Hebraicos, vemos diez Sephirotes. Comienza por el Anciano de los Días, Kether que está en el lugar más elevado del Arbol; después sigue Chokmah, el segundo Sephirote o sea el Segundo Logos, que es propiamente el Cristo Cósmico o Visnú; luego viene Binah, el Tercer Logos, el Señor Shiva. Kether, Chokmah y Binah, son el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, tal como está dibujado en el Arbol de la Vida de los Misterios Hebraicos, así lo enseñaron los Rabinos.

      Kether, Chokmah y Binah son la Trimurti y Perfección, son el triángulo divinal, el Padre muy amado, el Hijo muy adorado y el Espíritu Santo muy sabio.

      Después del triángulo divinal hay un abismo y después de tal abismo viene un segundo triángulo formado por Chesed, el cuarto Sephirote que corresponde al Intimo o Atman el Inefable, hablando en lengua sánscrita; continúa Geburah, el Rigor de la Ley, el quinto Sephirote, el Budhi, el Alma Divina que es femenina; luego sigue Tiphereth el sexto Sephirote, el Alma Humana que es masculina.

      Por desdoblamiento viene un tercer triángulo, y está representado por Netzach la Mente, el séptimo Sephirote; continúa Hod, el octavo Sephirote el Cuerpo Astral; más abajo está Yesod, el noveno Sephirote; el principal fundamento del sexo, el fondo vital del organismo humano el Cuerpo Vital o Vehículo Etérico, el Lingam Sarira de los Teósofos.

      Por último encontramos en la parte más baja del árbol de la vida a Malchuth el décimo Sephirote, el mundo o Cuerpo Físico, el cuerpo de carne y hueso.

      El primer triángulo es Logoico, Kether, Chokmah y Binah. El segundo triángulo es Etico, Chesed, Geburah y Tipheret. El tercer triángulo es Mágico, Netzach, Hod y Yesod. Malchuth, el mundo físico es un Sephirote caído.

      El primer triángulo o sea el Logoico, obviamente tiene su centro de gravitación, eso cualquiera lo puede observar, es el Padre Divinal, el Anciano de los Días, Kether. Es el punto matemático en el espacio, inmenso, infinito, inalterable. Este triángulo es el triángulo del Padre.

      Si analizamos el segundo triángulo, encontramos que es Etico. ¿Por qué le decimos ético? Porque sencillamente allí prima la ética, la recta conducta, allí conocemos nosotros el rigor de la ley; ahí venimos a saber lo bueno y lo malo, qué cosa es lo bueno y lo malo, este triángulo es el mundo del Espíritu Puro, la trimurti indostánica de Atman, Budhi, Manas. Obviamente el centro de gravedad de este triángulo resalta a simple vista, es el Alma Humana, esa alma sufre y queda la parte muy humana en nosotros, o sea Tiphereth, que coincide con el Causal. A este triángulo se le denomina también como el Triángulo del Hijo, encontramos ahí que el Cristo Cósmico, Binah suele manifestarse a través del Alma Humana, el Tiphereth de la Kábala Hebraica.

      Resulta muy interesante el tercer triángulo, el triángulo mágico, formado por la Mente o sea Netzach; el Cuerpo Astral o Hod y el Cuerpo Etérico es decir Yesod o principio básico sexual de la Vida Universal. ¿Por qué se le llama triángulo mágico? Porque indudablemente es en los Reinos de la Mente, del Astral y hasta de los Kliphos o mundos Infiernos, es donde uno ejerce la Alta Magia?

      No hay duda de que en Netzach podemos nosotros encontrar la Magia Hermética y en Hod la Magia Natural. Otros autores piensan diferente, creen que en Netzach el mundo mental, está la Magia Natural, tengo que disentir con ellos en ese sentido, porque resulta que la Mente propiamente dicha es mercuriana, hay autores que no están de acuerdo con mis conceptos, suponen que es venusiana, lamento discutir con esa clase de conceptos, pues cualquiera puede darse cuenta que la mente es mercuriana. Así pues la Magia Hermética hay que identificarla con Mercurio en la Mente y en cuanto a la Magia Natural, Magia Ceremonial o Ritualista, etc., podemos encontrarla en el Mundo Astral, en el Cuerpo Astral.

      ¿Dónde encontraremos el centro de gravedad del triángulo mágico? Obviamente, se lo encuentra en el Sexo, porque de ahí viene el Nacimiento, la Muerte y la Regeneración. Todo gira a través del Sexo, es decir el tercer triángulo tiene como centro de gravedad el Sexo, o sea Yesod, que es la fuerza del Tercer Logos, la potencia sexual.

      De esta manera hemos encontrado que hay tres centros de gravedad básicos en todo este Arbol de la Vida: En el primer triángulo es Kether el Viejo de los Siglos, el centro de gravedad del Primer Logos.

      En el segundo triángulo, Chokmah el Cristo Cósmico, el Segundo Logos tiene su centro de gravedad en el Alma Humana, Tiphereth. En el tercer triángulo, se convierte Jesod en el centro de gravedad del Espíritu Santo, el Tercer Logos. Es mediante la fuerza sexual que surge la vida, que surge el cuerpo físico y que surgen todos los organismos que tienen vida. Malchuth ya es el mundo físico, que no podría existir sin la presencia del Sexo, puesto que somos hijos de un hombre y una mujer. Así pues Jesod es fundamento del Tercer Logos, centro donde gravita la fuerza sexual del Tercer Logos.

      Los árboles del Edem son dos: El Arbol de la Ciencia del Bien y del Mal y el Arbol de la Vida. El Arbol de la Ciencia del Bien y del Mal, es el Sexo y éste Arbol del Conocimiento está representado por los órganos sexuales.

      El Arbol de la Vida es el Ser y está representado en nuestro cuerpo físico por la columna espinal.

      Toda verdadera doctrina cultural tiene que estudiar detenidamente estos dos Arboles. Porque el estudio de un árbol con el olvido del otro, da un conocimiento incompleto que es inútil.

      ¿De qué sirve estudiar al Ser si no conocemos el Sexo? Ambos árboles son del Edén y hasta comparten sus raíces. Estas son las dos grandes columnas torales de la Logia Blanca: Sabiduría y Amor. La Sabiduría es el Arbol de la Ciencia del Bien y del Mal y el Amor es el Arbol de la Vida.

      En el antiguo Egipto se estudiaba a fondo la doctrina de los dos árboles. La sombra fatal del Arbol de la Vida es el "yo". La sombra fatal del Arbol del Conocimiento es la fornicación. La gente toma las sombras por la realidad.

      El que acaba con el proceso del "yo", realiza al Ser en sí mismo.

      El que acaba con la fornicación se convierte en un Cristo.

      "Y también le impuso Jehová Dios este mandato al hombre: De todo árbol del huerto puedes comer hasta quedar satisfecho. Pero en cuanto al árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo no debes comer de él, porque el día que comas de él positivamente morirás" (Génesis: 2:16?17).

      "Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto y comió; después dio de él a su marido cuando él estuvo con ella y él empezó a comerlo" (3:6).

      "Y pasó Jehová Dios a decir: Mira que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros al conocer lo bueno y lo malo, y ahora para que no alargue la mano y efectivamente tome fruto también del Arbol de la Vida y coma y viva hasta tiempo indefinido... De modo que expulsó al hombre y situó al Oriente del huerto Querubines y la hoja llameante de una espada que daba vuelta continuamente para guardar el camino del Arbol de la Vida" (3:22?24).

      Si el hombre hubiera podido comer de los frutos deliciosos del Arbol de la Vida, entonces tendríamos ahora "dioses fornicarios". Esa hubiera sido la maldición de las maldiciones. El sacrificio más terrible. Lo imposible.

      La espada flamígera de la Justicia Cósmica, se revuelve encendida, amenazadora y terrible, guardando el camino del Arbol de la Vida.

      De la Corona Sephirótica Padre, Hijo y Espíritu Santo, nació el Intimo. El Intimo está envuelto en 6 vehículos inferiores que se compenetran formando el hombre. Todas las facultades y poderes del Intimo, son los frutos del Arbol de la Vida. Cuando el hombre regrese al Edem (por el mismo camino que salió), podrá comer de los frutos del Arbol de la Vida. Entonces podrá ver a Dios cara a cara sin morir, el rayo le servirá de cetro y las tempestades de alfombras para sus pies.

      Existen 10 oleadas de vida que se penetran y compenetran sin confundirse, esas 10 Emanaciones Eternas son los 10 Sephirotes de la Kábala. Las 10 ramas del Arbol de la Vida. Ahora comprendemos por qué Dios puso 10 dedos en nuestras manos.

      Los 12 sentidos del hombre (7 Chacras o Iglesias + 5 sentidos físicos = 12) están relacionados con nuestra columna espinal. La columna espinal es el exponente físico del Arbol de la Vida; los 12 sentidos, son los 12 frutos del Arbol de la Vida.

      LOS SEPHIROTES

      Los 10 Sephirotes de vibración universal emanan del Ain?Soph, que es la Estrella Microcósmica que guía nuestro Interior. El Real Ser de nuestro Ser.

      Se habla de los Sephirotes, en realidad son 12; el Ain Soph Aur es el 11, el Ain Soph es el 12 y su antítesis tenebrosa el Abismo.

      Son 12 esferas o regiones universales que se penetran y compenetran mutuamente sin confundirse. Las 12 esferas gravitan en el átomo central del signo del infinito. En esas 12 esferas se desenvuelve la humanidad solar. Ya habíamos dicho que el signo del infinito se halla en el centro de la tierra, en su corazón. Los Sephirotes son atómicos, los 10 Sephirotes pueden reducirse a tres tablas.

      SEPHIROTE NOMBRE KABALÍSTICO NOMBRE CRISTIANO ATRIBUTO CUERPOS
      1 Kether Hajot Ha Kadosh Serafines Corona Suprema Padre
      2 Chokmah Ophanim Querubines Sabiduría Hijo
      3 Binah Aralim Tronos Inteligencia Espíritu
      4 Chesed Hasmalim Dominaciones Amor Intimo
      5 Geburah Seraphim Potestades Justicia Alma Divina
      6 Tiphereth Malachim Virtudes Belleza Alma Humana
      7 Netzach Elohim Principados Victoria Cuerpo Mental
      8 Hod Beni Elohim Arcángeles Esplendor Cuerpo Astral
      9 Jesod Cherubin Angeles Fundamento Cuerpo Vital
      10 Malchuth Ischim Iniciados El Reino Cuerpo Físico

      1. Tabla del Quanta, de la energía radiante que viene del Sol.
      2. Tabla de los Pesos Atómicos, de los elementos de la naturaleza.
      3. Tabla de los Pesos Moleculares, de los compuestos.

      Esta es la Escala de Jacob, que va desde la tierra hasta el cielo. Todos los mundos de conciencia cósmica se reducen a las Tres Tablas.

      Un Sephirote no puede ser comprendido en una sola región, pues su naturaleza es cuádruple. Por eso los Cabalistas se expresan claramente al decir que hay cuatro mundos.

      Atziluth: Es el mundo arquetípico o mundo de las emanaciones, es el mundo divino.

      Briah: Es el mundo de la creación, también llamado Khorcia, o sea el mundo de los Tramos.

      Yetzirah: Es el mundo de la formación y de los Angeles.

      Assiyai: Es el mundo de la acción, el mundo de la materia.

      Tres Sephirotes de la forma se encuentran en el Pilar de la Severidad (Binah, Geburah, Hod).

      Tres Sephirotes de la energía se encuentran en el Pilar de la Misericordia (Chokmah, Chesed, Netzach).

      Y entre esos dos pilares está el Pilar del Equilibrio, donde están los distintos niveles de Conciencia (Kether, Tiphereth, Yesod, Malkuth).

      Todos los 10 Sephirotes conocidos, devienen de Sephira, la Madre Divina que reside en el Templo Corazón; IO es el Mantram de la Madre Divina y son 10 las emanaciones de la Prakriti es decir los 10 Sephirotes.

      Kether es el Padre en nosotros, un hálito del Absoluto para sí mismo profundamente ignoto. Kether es el Anciano de los Días, y cada uno de nosotros es en el fondo un bendito Anciano de los Días.

      Chokmah es el Hijo, el Cristo atómico en nosotros.

      Binah es la Madre en nosotros, el Espíritu Santo en nosotros.

      Kether, Chokmah y Binah, son nuestra Corona Sephirótica.

      El Padre muy amado, el Hijo muy adorado y el Espíritu Santo muy sabio, viven entre las profundidades de nuestra conciencia superlativa, aguardando el instante supremo de nuestra realización.

      El Espíritu Santo es nuestra Divina Madre que viste un manto azul y una túnica blanca de exquisitos esplendores.

      La Madre lleva en su mano una lámpara preciosa; esa lámpara es el Intimo que arde en el fondo de nuestros corazones. El Intimo está contenido entre un vaso de alabastro fino y transparente. Ese vaso es nuestra propia conciencia superlativa, es nuestro Budhi.

      El Intimo es el Sephirote Chesed; el Budhi es el Sephirote Geburah.

      El Intimo y el Budhi se expresan a través del Alma Humana.

      El Alma Humana es Tiphereth, la Voluntad, la Belleza.

      Así pues, el Intimo con sus dos Almas, la Divina y la Humana oficia en su Trono, que es el Sistema Nervioso Cerebro Espinal.

      El Intimo está coronado con la Corona Sephirótica. El Intimo habita en su Templo. El Templo del Intimo tiene dos columnas: Jachin y Bohaz. Jachin es la Mente. Bohaz es el Cuerpo Astral. La Mente es el Sephirote Netzach. El Astral es el sephirote Hod. Estas dos columnas del templo se sostienen sobre la Piedra Cúbica de Jesod. Esa Piedra Cúbica sirve también de fundamento al Reino de Malchuth. Esa Piedra Cúbica es el cuerpo Etérico, Malkuth es el Cuerpo Físico.

      Así pues, el hombre es una década completa Tenemos 10 dedos en las manos, 10 Sephirotes y 10 mandamientos.

      Cuando el Anciano de los Días ha realizado los 10 Sephírotes en sí mismo, se transforma en Adam?Kadmon, el Hombre Celeste.

      Aquel que realice los 10 Sephirotes en sí mismo, resplandece en el Mundo de la Luz con inefables esplendores crísticos.

      Cuando el Anciano de los Días ha realiza los 10 Sephirotes en sí mismo, resplandecen en el Mundo de la Luz como gemas preciosas, como piedras resplandecientes, en el cuerpo del Anciano de los Días.

      "El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias. Al que venciere, daré a comer del Arbol de la Vida, el cual está en medio del Paraíso de Dios" (Apoc. 2:7).

      Los 10 Sephirotes resplandecen como piedras preciosas en el cuerpo del Anciano de los Días. Así es como nos convertimos en la Jerusalén Celestial.

      "Y los fundamentos del muro de la ciudad estaban adornados de toda piedra preciosa. El primer fundamento era el Jaspe; el segundo el Zafiro; el tercero Calcedónica; el cuarto Esmeralda.

      El quinto Sardónica; el sexto Sardio; el séptimo Crisólito; el octavo Berilo; el nono Topacio; el décimo Crisopraso; el undécimo Jacinto; el duodécimo Amatista" (Apoc. 21:10?20).

      Los 10 Sephirotes son atómicos Los 10 Sephirotes son la Santa Ciudad, la Jerusalén que viene a resplandecer en el fondo de nuestro corazón.

      "En el medio de la plaza de allá, y de la una y de la otra parte del río, estaba el Arbol de la Vida, que lleva doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.

      Y no habrá más maldición; sino que el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán. Y verán su cara; y su nombre estará en sus frentes .

      Y allí no habrá más noche; y no tiene necesidad de lumbre de antorcha, ni de la lumbre del Sol; porque el señor Dios los alumbrará; y reinará para siempre jamás" (Apoc. 22:2?5).

      Cuando el hombre encarna en sí mismo su Corona Sephirótica, entonces el Anciano de los Días lo alumbrará y reinará para siempre jamás.

      Empero, hermanos de mi alma en verdad os digo que nadie llega al Padre sino por el Hijo. El Hijo es el Cristo Atómico en nosotros, es Chokmah, la Divina Sabiduría Crística, la Gnosis que resplandece en el fondo de nuestro corazón.


      Tenemos que inundar todos nuestros vehículos con átomos de Naturaleza Crística; tenemos que formar a Cristo en nosotros para subir al Padre, porque nadie llega al Padre sino por el Hijo.

      Aunque Cristo nazca mil veces en Belén, de nada sirve sino nace en nuestro corazón también. Hay que formar al Cristo en nosotros, para entrar por las puertas de la ciudad triunfantes y victoriosos, en Domingo de Ramos.

      La Navidad es un acontecimiento Cósmico que debe realizarse en cada uno de nosotros. La Navidad es absolutamente individual. Hay necesidad de que nazca en nosotros el Cristo, es urgente la Navidad del corazón.

      Hay que transformar el Arbol de la Ciencia del Bien y del Mal, en el Cordero inmolado de la Santa Ciudad.

      "Al que venciere, le haré columna del Templo de mi Dios, y no saldrá más de allí" (Apoc. 3:12).

      "Sé fiel hasta la muerte yo te daré la Corona de la Vida" (Apoc. 2: 10).

      "Yo soy el pan de la vida, Yo soy el pan vivo, el que coma mi carne y beba mi sangre tendrá la Vida Eterna y Yo le resucitaré en el día postrero. El que coma mi carne y beba mi sangre, en mi mora y Yo en él" (Juan 6:48, 51, 54, 56).

      Cristo realmente es una Corona Sephirótica de nconmensurable sabiduría, cuyos átomos más puros resplandecen en Chokmah, el mundo de Ophanim.

      Esa Corona Sephirótica (de inconmensurable sabiduría) envió a su Budha, Jesús de Nazareth, quien a través de innumerables reencarnaciones se preparó en nuestra evolución terrestre.

      Fue en el Jordán que la Corona Crística, el Logos Solar resplandeció, penetró en su Budha Jesús de Nazareth.

      He aquí el misterio de la doble personalidad humana, uno de los misterios más grandes del ocultismo.

      Cuando el hombre recibe su Corona Sephirótica, entonces el Anciano de los Días lo ilumina y conduce hacia las aguas puras de la Vida.

      Empero, hermanos míos, nadie llega al Padre sino por el Hijo, y el Hijo está en el fondo del Arca de la Alianza aguardando el instante de la realización.

      Esa Arca de la Alianza son los órganos sexuales. Solo por medio de la Castidad Perfecta, podemos formar el Cristo en nosotros y subir al Padre.

      Ya hermanos míos, ya os entregué el Arca del Nuevo Testamento.

      Ya os enseñé el camino de la Magia Sexual.

      "Entonces se abrió el templo de Dios en el Cielo, y fue vista el Arca de su Testamento en su templo, y se formaron rayos y voces y truenos, y terremotos y grande granizo" (Apoc. 11:19)
      Samael Aun Weor
      "Tarot y Cábala"

      EL ARBOL DE LA VIDA

      Así se cumplió la sentencia del Señor Jehová: "Y echó, pues, fuera al hombre, y puso al Oriente del huerto del Edén querubines y una espada encendida para guardar el camino del Arbol de la Vida".

      Los dos árboles del Edén son el Arbol de la Ciencia del Bien y del Mal y el Arbol de la Vida. Estos dos árboles del huerto hasta comparten sus raíces.

      El Arbol de la Vida está representado en nuestro Cuerpo Físico por la columna vertebral. El Arbol del Conocimiento está representado por los órganos sexuales. Ambos árboles del Edén hasta comparten sus raíces.

      Dios puso querubines y una espada encendida para guardar el camino del Arbol de la Vida. Si el hombre hubiera podido comer de los frutos deliciosos del Arbol de la Vida, entonces tendríamos ahora dioses fornicarios. Esa hubiera sido la maldición de las maldiciones, el sacrilegio más terrible, lo imposible.

      La espada flamígera de la Justicia Cósmica se revuelve encendida, amenazadora y terrible, guardando el camino del Arbol de la Vida.

      El Arbol de la Vida es el Ser.

      Ahora bien, debemos saber que el Intimo es nuestro Espíritu, el Ser, el Arbol de la Vida. El Intimo es el hijo muy amado del Cristo interno. El Cristo interno es el rayo de donde emanó el Intimo mismo. El Cristo interno es uno con el Padre.

      Padre, Hijo y Espíritu Santo son una tríada perfecta. De esta tríada nació el Intimo. El Intimo está envuelto en seis vehículos inferiores que se penetran y compenetran sin confundirse formando al hombre. Todas las facultades y poderes del Intimo son los frutos del Arbol de la Vida. Cuando el hombre regrese al Edén podrá comer de los frutos del Arbol de la Vida; entonces podrá ver a Dios cara a cara sin morir, el rayo le servirá de cetro y las tempestades de alfombra para sus pies.

      Existen 10 oleadas de vida que se penetran y compenetran sin confundirse; esas diez emanaciones eternas son los 10 Sephiroth de la Kabalah, las 10 ramas del Arbol de la Vida. Ahora comprenderemos por qué Dios puso 10 dedos en nuestras manos.

      Los doce sentidos del hombre están relacionados con nuestra columna vertebral; la columna vertebral es el exponente físico del Arbol de la Vida. Los doce sentidos son los doce frutos del Arbol de la Vida.
      Samael Aun Weor, "Misterios Mayores"
      COMPLEMENTO

      EL ARBOL EN LA TRADICION JUDIA

      Charles Hirsch

      Tal y como nos los presenta la tradición judía, el árbol de los Sefirot es un ideograma de formas geométricas muy austeras, que descifra diez esencias o Sefirot, a las cuales esta tradición atribuye una gran importancia metafísica. Tal es esta importancia que, explícitamente o no y a menudo con insistencia, la Biblia -incluido el Nuevo Testamento- hace constante referencia, lo que da que pensar que, tanto como por sus propias significaciones como por sus vínculos mutuos, los Sefirot constituyen de hecho no sólo una indicación por medio de otra, sino la señal de la tradición, el centro mismo del conocimiento. Es de este forma como, tanto Cristo como los profetas lanzan a menudo advertencias del tipo: el que tenga sabiduría e inteligencia, que escuche. Sabiduría e inteligencia son dos de estos diez Sefirot.

      Los Sefirot pueden pues considerarse, en primer lugar, como diez nombres grabados en la conciencia universal. Pero, ¿qué son los Sefirot? En la Cábala judía indica Paul Vulliaud: "La definición de los Sefirot varía según el orden en que se les considere. En el orden de la ciencia, son las diez luces que iluminan la inteligencia. En el orden de los nombres, son los diez atributos del Santo bendito. En el orden de la Revelación, representan los diez aspectos bajo los cuales la esencia divina se da a conocer, las diez "vestiduras" con las que se cubre, las diez etapas proféticas por las que pasan sus revelaciones. En el orden cosmogónico, son las diez "palabras" con las que Dios creó el mundo, los diez sufrimientos con los que castiga y vivifica, los diez números con los que todo se enumera, mide y pesa. En el orden beatífico, son las diez especies de gloria de las que gozan las almas y los espíritus puros. Por último, puesto que el Universo representa la armonía, no es difícil establecer una serie de comparaciones alquímicas, astrológicas, etcétera."

      Según los textos y la iconografía, "el árbol de los Sefirot" adopta sistemáticamente la forma de tres triángulos superpuestos, en los nueve vértices de los cuales están colocados los nueve primeros Sefirot, acabando en la base de esta construcción con un punto aislado que ocupa el décimo. Además, cada uno de estos tres triángulos junto con el punto aislado simbolizan, respectivamente, de arriba abajo, cuatro mundos que se llaman sucesivamente el de la Emanación, el de la Creación, el de la Formación y el de la Acción. He aquí dicha composición:

      MUNDO DE LA CREACION

      1. Kether Corona
      2. Hokmah Sabiduría
      3. Binah Inteligencia

      MUNDO DE LA EMANACION

      4. Hesed Clemencia
      5. Guevourah Rigor
      6. Tiphereth Belleza

      MUNDO DE LA FORMACION

      7. Netsah Victoria
      8. Hod Esplendor
      9. Yesod Base

      MUNDO DE LA ACCION

      10. Malkouth Reino

      Finalmente, debajo de este conjunto, pero sin formar parte de él, figura una "esencia", el En?Soph o Sin límite, que aunque no es un Sefirot, domina toda la construcción.

      "Los Sefirot, escribe Roger Cook, representan los poderes, los atributos y las potencialidades de lo divino, y se reparten en grupos de tres para formar el árbol cabalístico o el árbol de la vida. Consiste en tres columnas verticales: el pilar del Juicio, que incluye a Binah, Guevourah y a Hod; el pilar de la Merced, que comprende a Hokmah, Hesed y a Netsah, y entre ambos la columna de la conciliación; el pilar del Medio, llamado a veces la Balanza, que comprende a Kether, a Tiphereth, a Yesod y a Malkouth." Esta disposición vertical es por consiguiente correlativa de la horizontal que precede y representa la totalidad del simbolismo del árbol.

      El hecho de que el simbolismo sefirótico sea eminentemente integrante tiene que ver en primer lugar con la representación del cuerpo humano, que es de donde proviene tradicionalmente, tal y como nos recuerda Jean de Pauly en su célebre traducción del Zohar. Los cuatro mundos están, de arriba hacia abajo, sucesivamente representados por la cabeza, el tronco, el vientre y los pies. En la cabeza, que es la Emanación están la Corona, la Sabiduría y la Inteligencia, respectivamente representadas por el cerebro partido, el derecho y el izquierdo. En el tronco, que es la Creación están la Clemencia, el Rigor y la Bondad, de igual modo representados por el brazo derecho, el izquierdo y el corazón. En el vientre, que es la Formación están la Victoria, el Esplendor y la Base, representados por el muslo derecho, el izquierdo y el perineo, base o fundamento del cuerpo. Estos tres últimos Sefirots revisten claramente un carácter sexual frecuentemente recalcado en los textos tradicionales. Por fin, los pies (y las piernas), que son la Acción representan el Sefirot aislado, denominado Reino.

      Sorprende tal vez que en este simbolismo los pies, que reposan normalmente en el suelo y constituyen los órganos de la movilidad por excelencia, se asocien al Sefirot Malkouth, el Reino, que, en la parte más baja del árbol forma su parte subterránea, sus raíces, la condición misma de su inmovilidad. Lo que cabe destacar aquí es al hombre, no en el mundo en el que se le representa habitualmente, sino como individuo instalado en el centro de su mundo, en este aquí permanente que es su cuerpo físico, sobre el que se tiene inmóvil y como enraizado, mientras que dentro de este egocentrismo, el mundo gravita alrededor de él. En una palabra, no se trata ya solamente del destino del hombre en este mundo, sino del mundo para el hombre, para su conciencia.

      Este mundo, por otra parte, lo descubrimos a través de esta extraordinaria cosmología hebraica que describe el Sepher Yetzirah, el Libro de la Formación, donde las tres letras madres, alef; mem y schin, del alfabeto hebreo son los signos que dominan, respectivamente, sobre el viento (aire, espíritu), las aguas y el fuego. En efecto, a estas tres letras corresponden, respectivamente, en el mundo la atmósfera, la tierra y los cielos. En el hombre sería el tronco, el vientre y la cabeza, asociados también a las "tres partes" del mundo, volviéndose éste a su vez árbol, es decir raíces, tronco y ramas. "Tres madres: alef; mem, schin, dice el texto. El tronco, el vientre y la cabeza en la persona. En el mundo, la atmósfera, la tierra y los cielos. El tronco es el aire, el vientre el agua, la cabeza es el fuego. La atmósfera es aire, la tierra es agua, los cielos fuego." Así pues, simbolismo del árbol en la persona y simbolismo del árbol en el mundo. Y como veremos en seguida, simbolismo del árbol también en el tiempo

      EL ARBOL INVERTIDO

      El hombre fue creado a imagen de Dios y a consecuencia de ello la construcción sefirótica y todo lo que está integrado en ella, de lo cual acabamos de adquirir algunas nociones, se remonta a la divinidad. Esta que desde lo alto de los cielos sostiene al árbol que de algún modo se enraíza por arriba en lo que el maestro Eckhart llama, no divinidad sino Deidad, trascendencia en la trascendencia de Dios mismo y que responde al Elahuth de la tradición judía. En el libro de Job leemos: "Él cuelga la tierra sobre la nada." Roger Cook añade a este respecto: "Los cabalistas vieron en la creación la manifestación exterior del mundo divino interior, y el árbol invertido les servía para ilustrar esta idea. Pero como el árbol contiene la semilla y la semilla el árbol, el mundo divino oculto contiene toda la creación y la creación revela a su vez el mundo oculto de Dios."

      Es así como en el Libro de Bahir, el más antiguo texto cabalístico que se conoce, escrito hacia 1180 en el sur de Francia, se lee: "Todas las fuerzas divinas forman como el árbol, una sucesión de anillos concéntricos." Y el libro cabalístico más influyente de todos, el Zohar, escrito en el s. XIII por Moïse de Léon dice así: "Sí, el árbol de la vida se extiende de arriba hacia abajo y es el sol que lo ilumina todo."

      Volvemos a encontrar casi por todas partes del mundo, la tradición del árbol invertido que simboliza el cosmos. Según Platón, el hombre es una planta invertida cuyas raíces se elevan hacia el cielo y las ramas descienden hacia el interior de la tierra. Igualmente, las raíces del árbol de la Felicidad, en la tradición islámica se hunden en el último cielo y sus ramas envuelven la tierra. El mismo concepto encontramos en el folklore islandés y finlandés. En homenaje al dios de la vegetación, los lapones hacen cada año el sacrificio de un buey. En esta ocasión, colocan un árbol cerca del altar, cuyas raíces miran hacia el cielo y el follaje hacia la tierra. En algunas tribus australianas, los hechiceros plantaban un árbol invertido de naturaleza mágica. Para los Upanishads el universo es un árbol cuyas raíces se elevan hacia el cielo mientras que sus raíces se extienden por debajo de toda la tierra. (...) El Rig?Veda señala que: "Es hacia abajo adonde se dirigen las ramas, arriba se encuentran sus raíces; que sus rayos caigan sobre nosotros."

      Esta tradición del árbol invertido es sin lugar a dudas relativa al doble movimiento ascendente y descendente que caracteriza el proceso de la ciencia, y que se halla plasmado en la imagen de la doble hélice y del caduceo. En la gigantomaquia de Platón, los Hijos de la Tierra, finalmente se elevan "escalando el árbol" de la realidad más material, la más terrestre, hacia las ideas más desnudas, más puras: se enraízan en la tierra y ven cómo sus logros se dispersan hacia los cielos. Los Amigos de la Forma, en contraposición, descienden por lo largo del árbol y se encuentran con la realidad más vasta a través de las ideas más puras: Se enraízan en el cielo y ven cómo sus logros se extienden en lo más profundo de la tierra. Sabemos que, en el texto de Platón, son estos últimos los que consiguen el triunfo, los que hacen fracasar todas las trampas de los Hijos de la Tierra. De ahí aprenderemos la lección de la ciencia moderna: Son las estructuras matemáticas más abstractas, las más puras, las más desencarnadas, las menos intuitivas, las que hoy dan cuenta, con la física cuántica, de las realidades mas profundas de la materia. Los Amigos de la Forma, de entrada, poseen las ideas preconcebidas, listas para servir. Los Hijos de la Tierra se matan por ensanchar progresivamente su horizonte. "No subirás a mi altar por escalones", dice Yiahvé a Moisés. Y se lo dice precisamente a Moisés, que en Egipto vivió la experiencia de un Hijo de la Tierra, antes de que Israel, como indica rigurosamente el texto de la Biblia, "naciera de la tierra" de Egipto.

      La evocación más conocida del simbolismo del árbol invertido en nuestra cultura es, bien sabido, la que Dante ha dado en su Divina Comedia, aunque de todas maneras se halla bastante difundida, ya que la encontramos, además de en las tradiciones judeocristianas e islámicas, en Australia, la India, Finlandia e Islandia. Símbolo curioso, insólito, el árbol invertido extiende, como es sabido, sus raíces hacia el cielo y sus ramas hacia la tierra Evidentemente podríamos preguntarnos cuál es el sentido de tal inversión del orden natural.

      Hemos expuesto varias explicaciones: la función de la luz en el crecimiento de los seres vivos en general y de los árboles en particular, que la reciben desde arriba y la hacen penetrar hasta abajo; "signo, según Gilbert Durand, de la coexistencia en el arquetipo del árbol, del esquema de la reciprocidad cíclica". Según René Guénon, las dos posturas del árbol deben entenderse "como dos puntos de vista distintos y complementarios y que los veamos del derecho o del revés depende de donde nos situemos, es decir, bajo el punto de vista de la manifestación o del principio".

      Por más que se diga, el símbolo del árbol invertido es motivo de una clase de escándalo. El sentido común no acepta la idea de este tipo de árbol, como no acepta la mayoría de inversiones y particularmente las que llamaríamos copernicanas, desde que Nicolás Copérnico colocase precisamente "la tierra en el cielo". Ahora bien, todo progreso decisivo en el orden científico resulta de una tal inversión, y en estas condiciones parece legítimo admitir que el árbol de la ciencia se surtiera de su contrario, entendiendo así la permanencia en su seno de la subversión necesaria para su crecimiento. Encontramos aquí un tema tradicional bien conocido, el de la conjugación, a la vista de una ascensión global, de ambos movimientos verticales, el ascendente y el descendente.

      Así, el árbol normal representaría la subida de la materia hacia el espíritu, su espiritualización, y el árbol invertido, al contrario, el descenso del espíritu a la materia, su encarnación. El resultado final es siempre el espíritu que se encarna en una materia siempre más espiritualizada, en una materia que se eleva hacia el espíritu, como tras la sucesiva sedimentación, el fondo del mar sube al cielo. Y de hecho, puesto que deseamos llegar al fondo de la cuestión, ¿acaso no decimos que algún día vamos a echar raíces? Y las raíces de la técnica nuclear, cuyas aplicaciones, las ramas, se hunden en lo más profundo de la materia, de la tierra, ¿no se hunden, con la física cuántica, en el cielo más puro de las ideas?


      __________________________________________________
      Correo Yahoo!
      Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
      Regístrate ya - http://correo.espanol.yahoo.com/

    Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.