Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

NUESTRO TRABAJO EN EL MUNDO (y Tercera Pare)

Expand Messages
  • juan marin alcaraz
        OUR WORK IN THE WORLD   NOSSO TRABALHO NO MUNDO     Tercera Parte   La región del Pensamiento Concreto, como está especificado en otras obras
    Message 1 of 1 , Jun 1, 2012
    • 0 Attachment
       
       

      OUR WORK IN THE WORLD

       

      NOSSO TRABALHO NO MUNDO

       

       

      Tercera Parte

       

      La región del Pensamiento Concreto, como está especificado en otras obras nuestras, es el
      reino del sonido, donde la armonía de las esferas, la música celestial, ínter penetra todo, como
      la atmósfera de la Tierra envuelve todo lo terrestre. Todo lo que hay en aquella Región puede
      decirse que está envuelto en música y penetrado por ella; todo allí vive y se desarrolla por la
      música. La palabra de Dios suena allí continuamente y forma todos los distintos tipos que
      después se cristalizan y forman las cosas que vemos en nuestro mundo terrestre.
      En el piano hay cinco teclas negras y siete blancas, que juntas constituyen la octava. Además
      de los siete globos en los cuales nosotros evolucionamos durante un Día de Manifestación,
      hay cinco globos obscuros que atravesamos durante las Noches Cósmicas. En cada ciclo de
      vida el Ego se retira durante una temporada al más espeso de los cinco globos, que es el
      Caos, el mundo sin forma donde no permanece nada con excepción de los centros de fuerza
      conocidos por átomos-simiente. Al principio de un nuevo ciclo de vida el Ego baja otra vez a
      la Región del Pensamiento Concreto, donde la "música de las esferas" pone en seguida en
      vibración a los átomos-simiente.
      Hay siete esferas, los planetas de nuestro sistema solar. Cada una tiene su nota-clave y emite
      un sonido distinto del de cada uno de los demás planetas. Pero uno u otro de estos planetas
      vibra sincrónicamente con el átomo-simiente del Ego que está preparando su renacimiento o
      incorporación. Este planeta corresponde entonces a la "nota dominante" en la escala musical;
      y aunque los tonos de todos los planetas sean necesarios para construir un organismo
      completo, cada uno se modifica y se adapta al impacto básico dado por el planeta de más
      armonía, el cual por consiguiente será el regente de aquella vida, su Estrella-Paterna. En la
      música celestial lo mismo que en la terrestre hay armonías y discordancias y todas ellas
      chocan contra el átomo-simiente y ayudan a la construcción del arquetipo. Así se forman
      líneas de fuerza vibratorias, las cuales atraen después y colocan partículas físicas, del mismo
      modo los esporos o granitos de arena son reunidos en figuras geométricas, tocando un platillo
      de cobre con un arco de violín.
      Sobre estas primordiales líneas de vibración se construye más tarde el cuerpo físico, y de este
      modo expresa exactamente la armonía de las esferas tal como vibraba durante el periodo de
      construcción. Este periodo, sin embargo, es mucho más largo que el periodo actual de
      gestación, y varia según la complexión de la estructura requerida por la manifestación física
      que busca la manifestación física. El proceso de la construcción del arquetipo no es
      tampoco continua, porque bajo aspectos de planetas que producen notas a las cuales las
      fuerzas vibratorias del átomo simiente no pueden responder, el arquetipo simplemente
      permanece susurrando sobre lo que ya ha aprendido, y espera entre tanto un nuevo sonido
      que le pueda servir para seguir construyendo el organismo que desea para poder expresarse.
      Viendo de este modo que el organismo terrestre que todos habitamos, es moldeado conforme
      a líneas vibratorias producidas por el canto de las esferas, nos podemos dar cuenta de que las
      discordancias que se expresan en forma de enfermedades son producidas en primer término
      por una desarmonia interior. Es, además, evidente, que si podemos obtener un conocimiento
      exacto respecto a la causa directa de la discordia y remediarla, la manifestación física de la
      enfermedad desaparecerá muy pronto. Esta información se nos facilita por el horóscopo del
      nacimiento, porque en él cada planeta en su casa y signo expresa armonía o discordancia,
      salud o enfermedad. Por esta razón todos los métodos de curación son adecuados solamente
      en la proporción que toman en consideración las armonías y discordancias estelares
      expresadas en la rueda de la vida que es el horóscopo.
      Mientras que las leyes de la naturaleza que rigen en las regiones inferiores son todopoderosas
      bajo circunstancias ordinarias, hay leyes superiores que pertenecen a las regiones espirituales
      y que en ciertas circunstancias son empleadas para invalidar las primeras.. Por ejemplo, el
      perdón de los pecados después de su reconocimiento y verdadero arrepentimiento, se emplea
      para invalidar la ley que pide ojo por ojo y diente por diente.
      Cuando Cristo andaba por la Tierra y curaba a los enfermos, El, siendo el Señor del Sol,
      encarnaba dentro de Sí la síntesis de las vibraciones estelares, como la octava contiene dentro
      de si todos los tonos de la escala, y, por consiguiente, El podía emitir de Sí mismo la
      verdadera influencia planetaria correctiva tal como la requería cada caso. El sentía la
      discordancia y sabia en seguida lo que hacia falta para remediarla gracias a Su condición
      exaltada. El obtenía resultados instantáneos substituyendo la armonía a la discordia planetaria
      que había causado la enfermedad que El estaba tratando. Solamente en un caso El se sirvió de
      la ley superior cuando dijo:
      "Levántate, tus pecados están perdonados".
      Los métodos corrientes empleados en el Sistema de Curación Rosacruz dependen igualmente
      de un conocimiento de las discordancias planetarias que provocan las enfermedades, y de la
      influencia correctiva que es el remedio del mal. Esto ha sido suficiente en todos los casos que
      se nos han presentado hasta ahora. Sin embargo, hay un método más poderoso, utilizable bajo
      una ley superior, y que puede acelerar el restablecimiento de la salud en casos muy antiguos;
      si además exigen ciertas circunstancias y sobre todo el sincero reconocimiento del mal, es
      posible que los efectos de la enfermedad queden borrados antes de que el implacable destino
      lo hubiera permitido de otro modo.
      Cuando observamos a un enfermo con la vista espiritual, sin tener en cuenta que su cuerpo
      esté demacrado o no, el vidente nota de un modo innegable que los vehículos superiores están
      mucho más tenues que durante el estado de salud. De esta manera no trasmiten al cuerpo
      físico la cantidad adecuada de vitalidad y por consiguiente este instrumento queda más o
      menos exhausto. Pero en cualquier estado de demacración que se halle el resto del cuerpo
      físico, ciertos centros que son tenues durante el estado de salud en un grado que varía según
      el desarrollo espiritual del hombre, se apiñan cada vez más en proporción con la seriedad de
      la enfermedad. Esto es cierto especialmente en el caso del centro principal entre las cejas.
      Allí el espíritu está emparedado, a veces hasta tal punto que pierde contacto con el mundo
      exterior sobre su propia condición que solamente la completa ruptura del cuerpo físico lo
      puede libertar. Esto puede ser un proceso de largos años y entre tanto la discordancia
      planetaria que causó la enfermedad inicial puede haber pasado ya, pero el enfermo es incapaz
      de sacar provecho de su estado mejorado. En tales casos se necesita una irradiación espiritual
      de una clase especial para comunicar su mensaje al alma: "Tus pecados están perdonados".
      Habiendo oído esto, aquella calma podrá responder al mandamiento "Coge tu cama y
      márchate".
      Nadie entre nuestra actual humanidad puede llegar ni remotamente a la estatura de Cristo, y
      por consiguiente nadie puede tampoco ejercer Su poder en semejantes casos extremos; pero
      la necesidad de aquel poder en manifestación activa existe hoy tanto como hace dos mil años.
      El espíritu penetra todo en y sobre nuestro planeta, pero en medida variable y con algunas
      substancias tiene más afinidad que con otras. Siendo una emanación del principio de Cristo,
      es el Espíritu Universal que compone el Mundo del Espíritu de Vida y es el que restablece la
      armonía sintética del cuerpo. En aquella noche memorable mencionada antes, se le enseñó en
      el Templo de los Rosacruces al autor de este libro una sustancia con la cual el Espíritu
      Universal se podía combinar tan fácilmente como grandes cantidades de amoniaco se
      combinan con agua. Dentro de la gran esfera central mencionada en otro capítulo anterior
      había un recipiente más pequeño que contenía cierto número de paquetes llenos de aquella
      sustancia. Cuando los Hermanos se hubieron colocado en ciertas posiciones, y cuando la
      armonía de una determinada música hubo allanado el camino, de repente los tres globos
      empezaron a resplandecer con los tres colores primarios: azul, amarillo y encarnado. El autor
      tuvo entonces la clara visión de que durante la encantación de la fórmula el recipiente que
      contenía los paquetes se encendió con una esencia espiritual que antes no existía allí. Algunos
      de estos paquetes fueron usados más tarde por los Hermanos con éxito instantáneo. Delante
      de ellos, las partículas cristalizantes que envolvían los centros espirituales del enfermo se
      disiparon como por fuerza mágica, y el paciente despertó a un estado nuevo de salud y
      bienestar físico.

       
       






       

       

       

       

       

       

      Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.