Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

Que se convoque una asamblea universitaria surgida del voto universal para reformar los estatutos

Expand Messages
  • Partido Obrero
    Que se convoque una asamblea universitaria surgida del voto universal para reformar los estatutos El conflicto por la democratización crece en intensidad al
    Message 1 of 1 , Nov 1, 2013
    • 0 Attachment
      Que se convoque una asamblea universitaria surgida del voto universal para reformar los estatutos

      El conflicto por la democratización crece en intensidad al aproximarse la elección del rector. Tiene una razón de fondo: las actuales autoridades asumieron hace siete años prometiendo que reformarían los estatutos para democratizar la universidad. Nada de eso ocurrió.
       Ahora, la trenza entre profesores kirchneristas, radicales y macristas se prepara para una nueva elección de rector, “adaptando” la UBA al giro que sus “mandantes” marcan, hacia la derecha y el ajuste. Las camarillas que controlan la universidad también se debaten entre los Massa y los Scioli –son parte del poskirchnerismo-.
       Trascienden nombres de posibles rectores, pero no públicamente. Quien hoy tendría la mayoría, Barbieri, no ha proclamado abiertamente su candidatura o plataforma de gobierno. La carencia de todo debate en la principal universidad del país indica su total degradación.


      ¿Por qué se ha llegado a este grado avanzado de descomposición?
       
      La UBA es manejada por trenzas entre camarillas del claustro de profesores, que operan como correa de transmisión de los grupos económicos que pretenden poner a su servicio la investigación académica y la fuerza de trabajo intelectual. En el caso de Barbieri, un kirchnerista, dirige la Facultad de Económicas junto a Franja Morada y el PRO. Allí, los posgrados han sido creados a pedido de empresas puntuales o ramas específicas del capital. Un propósito de estas maestrías según informan en la página de la Facultad es “formar profesionales de alto nivel para el desempeño en roles gerenciales”. La gestión de los hospitales universitarios y las facultades de Medicina y Farmacia es manejada en función de los intereses de la salud privada y los laboratorios. En Agronomía se realizan estudios a bajo costo que Arcor aprovecha para lanzar nuevos productos al mercado. Los "cristinistas" que se oponen por abajo a la nominación de Barbieri comparten la misma orientación. Así, la gestión de Exactas canaliza los recursos humanos de la facultad hacia los monopolios -por ejemplo, de la industria del software-. Algo similar ocurre en Veterinaria o Ingeniería. Los estudios de abogados, las consultoras económicas y las auditoras, así como la medicina privada han copado la gestión de la Universidad.
       La autonomía universitaria ha degenerado en un coto de los grandes negocios. La UBA es una institución ‘sponzorizada’, al margen de un plan de desarrollo nacional que parta de las necesidades de las mayorías trabajadoras.
       El contenido histórico del reclamo de democratización es quebrar esta orientación social. Plantea otra Reforma del 18, con otros protagonistas y otro contexto histórico. Es el mandato que recibió la mayoría electa del movimiento estudiantil.
       
      Falsa meritocracia
       
      El 'cogobierno' intenta ocultar el despotismo de la camarilla de profesores titulares, una oligarquía. 2900 profesores deciden el destino de casi 300 mil estudiantes, y más de 30 mil docentes y 13 mil no docentes. ¡Tienen quórum propio y ni siquiera llegan al 1% de la comunidad universitaria! Quienes tienen la sartén por el mango contestan que “la universidad es una institución ‘meritocrática’, regida por concurso”. Pero la camarilla de profesores no domina el gobierno universitario por sus ‘méritos’, sino por sus ‘conexiones’, ‘contactos’ y ‘trenzas’. La propia camarilla es la que a través de concursos arreglados decide la conformación del padrón de profesores. Esta forma de gobierno sirve a la colonización de la educación pública por parte del capital.
       
      Reclamemos que se convoque una asamblea universitaria para reformar los estatutos
       
      La gestión universitaria es un asunto esencialmente político y su resolución debe estar asociada a la confrontación de intereses sociales definidos. Los trabajadores son el “accionista principal” de la universidad pública.
       
      Quienes controlan la universidad mediante este régimen afirman que “nuestro reclamo es minoritario”. Pero son ellos quienes ostentan el poder que surge de la votación de menos del 1% de la comunidad universitaria. Si fuera como dicen, no deberían negarse a la convocatoria de una asamblea universitaria emanada del voto universal para resolver sobre los estatutos. 
      Que se convoque una Asamblea Universitaria para reformar estos estatutos reaccionarios, garantizando el debate de toda la UBA. Debe ser soberana, y surgida del voto de la comunidad universitaria. Las listas que se armen no deben tener impedimentos de claustro para su integración –de modo de garantizar la libre participación de estudiantes, docentes y no docentes, hoy restringida-. Allí se podrá decidir el régimen de gobierno de la universidad y la orientación de sus planes de estudio, investigación y trabajo científico, así como toda su orientación social.
       
      Con esta perspectiva, firmemos masivamente el petitorio de la Fuba por la reforma de los estatutos. 




      Unión de Juventudes por el Socialismo
      Partido Obrero
       
      Presidencia CEFyL - Presidencia FUBA
      Mayoría estudiantil en el Consejo Directivo


      prensa obrera
    Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.