Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

Miradas y perspectivas sobre la construcción de una alternativa popular en Argentina. Carta pública a Marea Po pular... // Calendario académico // Rematriculación 2013 / / Seguimos con los talleres en los barrios: sumate! // La Re vancha, un programa para no conformarse

Expand Messages
  • El Cielo por asalto en CAUCE
    [image: Imßgenes integradas 3] [image: Imßgenes integradas 4] [image: Imßgenes integradas 5]
    Message 1 of 1 , Jul 16, 2013
    • 0 Attachment
      [image: Im�genes integradas 3]

      [image: Im�genes integradas
      4]<https://www.facebook.com/elcieloporasalto.cauce?fref=ts>
      [image: Im�genes integradas 5] <https://twitter.com/Cxa_CAUCE_filo>
      *[image: Im�genes integradas 7] <http://www.elcieloporasalto.com.ar/>** [image:
      Im�genes integradas 6] <cxa.filo@...>*
      *

      **Bolet�n de El cielo por asalto - CAUCE

      *
      *Bolet�n de El cielo por asalto - CAUCE

      *
      *1- **Miradas y perspectivas sobre la construcci�n
      de una alternativa popular en Argentina. Carta p�blica a Marea
      Popular*
      *
      2- Calendario acad�mico *
      *
      3- Rematriculaci�n 2013. Del 1 al 30 de Agosto*
      *
      *
      *4- Seguimos con los talleres en los barrios: sumate!**
      *
      *
      *
      *5- La Revancha, un programa para no conformarse*
      *
      *
      *
      *
      *
      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
      **--------------*
      *
      *
      *1-

      *
      *Miradas y perspectivas sobre la construcci�n
      de una alternativa popular en Argentina*
      *Carta p�blica a Marea Popular a prop�sito de su intervenci�n electoral*

      *Compa�er@s de Marea Popular:*
      Les escribimos estas l�neas partiendo de reconocernos en el compromiso
      compartido por renovar la orientaci�n y los m�todos de la izquierda en
      nuestro pa�s, tal como se viene expresando en las articulaciones
      compartidas en el territorio universitario.
      La iniciativa de algunas organizaciones de la Nueva Izquierda de intervenir
      electoralmente ha sido impulsora de un debate sin dudas saludable en el
      seno de esta tendencia. Un debate que ha sido una constante en la historia
      de las izquierdas, cuyo interrogante se nos plantea aqu� y ahora a lxs
      militantes de nuestra generaci�n. Tan importante como las respuestas que
      practicamos en t�rminos de intervenci�n pol�tica es la reconstrucci�n de la
      pregunta, en el marco de los desaf�os que se nos presentan en la actualidad*
      . **Consideramos que debemos preguntarnos en raz�n de este debate c�mo la
      participaci�n electoral puede o no potenciar la construcci�n de una
      alternativa de poder de y para lxs de abajo*. A los fines de la
      construcci�n de una Nueva Izquierda en nuestro pa�s es un hecho alentador
      la creciente preocupaci�n en torno a abordar la lucha pol�tica por parte de
      las nuevas expresiones organizativas.
      Partiendo de la afirmaci�n de la t�ctica electoral como una t�ctica posible*,
      los debates que abrimos aqu� se tratan de los modos y condiciones en que
      esta incursi�n en el terreno electoral se est� dando y lo que ello implica
      en t�rminos de la construcci�n de una herramienta electoral como expresi�n
      de la Nueva Izquierda*. Nos referiremos en particular, y en este sentido,
      al perfil pol�tico de la campa�a y al marco de alianzas desplegado en el
      �mbito de la Ciudad de Buenos Aires. Pretendemos que estas l�neas se erijan
      como un canal para la discusi�n sincera y fraterna, fundamental en tren de
      los enormes desaf�os que tenemos por delante.
      *Pensar una t�ctica para dar cuerpo a nuestra estrategia*
      Como hemos apuntado, nuestro punto de partida es la consideraci�n de la
      t�ctica electoral como posible dentro del arco de intervenciones a realizar
      en diversos contextos, pregunt�ndonos de qu� modos la incursi�n en la
      institucionalidad estatal puede alimentar nuestro camino estrat�gico.*Nuestro
      espacio pol�tico, la denominada �Izquierda Independiente� o �Nueva
      Izquierda�, si bien heterog�neo, se ha caracterizado por compartir un
      interesante conjunto de coordenadas pol�ticas y metodol�gicas.* La
      construcci�n de poder popular, como condici�n necesaria para dar la batalla
      pol�tica y cultural contra la hegemon�a capitalista, es sin dudas uno de
      los ejes fundamentales de quienes, desde los 90, empezamos a reagruparnos y
      encontrarnos en las luchas. Esa tarea se materializa hoy en la vocaci�n por
      construir espacios de base, antiburocr�ticos, donde nuestro pueblo se
      organice en pos de retomar las mejores tradiciones de lucha que se vieron
      truncas a�os atr�s con el golpe c�vico-militar de 1976. Y es condici�n
      necesaria, para que esas construcciones sean realmente una herramienta
      emancipatoria, una fuerte vocaci�n de interpelar a las masas, alej�ndonos
      de pr�cticas sectarias, burocr�ticas y mezquinas, que, sobre un an�lisis
      desacertado del estado de conciencia de los sectores populares, terminen
      aislando y cercenando los posibles saldos organizativos.
      Entonces, mirando la t�ctica electoral, podemos resaltar al menos dos
      aspectos que pueden ser potenciales para el desarrollo de la lucha social y
      pol�tica. Por un lado, la tarea de propaganda, agitaci�n y denuncia
      vinculadas a la difusi�n de un programa determinado. La presentaci�n
      electoral puede sumar elementos para la formaci�n de una referencia que
      agrupe o d� mayor visibilidad a una alternativa de izquierda, que busque
      instalar que otro tipo de democracia es posible.
      Por otro lado, podemos pensar en la interrelaci�n que se establece entre
      los procesos de lucha y organizaci�n popular y la institucionalidad
      vigente. Las reformas vinculadas al sistema jur�dico- legal del aparato del
      Estado son importantes en tanto adem�s de implicar mejoras concretas en las
      condiciones inmediatas de vida de lxs laburantes, tambi�n dan condiciones
      de posibilidad para alimentar los procesos de organizaci�n de lxs de abajo,
      en tanto implican victorias concretas que sientan pisos de organizaci�n y
      conciencia. Nuevamente debemos advertir que este saldo organizativo de los
      procesos de lucha, sobre todo en momentos de reflujo y recomposici�n m�s
      general, no resulta espont�neo y debe ser alimentado por las organizaciones
      del campo popular, trazando t�cticas a fin situar las reformas puntuales
      conquistadas en un proyecto de cambio social.
      Entonces, si tomamos estos dos objetivos pol�ticos, podemos notar que para
      su despliegue se tornan sumamente importantes dos cuestiones. En primer
      lugar, aparece el problema del *programa y la construcci�n del perfil
      pol�tico*, sobre el cual se elaborar� una referencia p�blica de car�cter
      masivo. En segundo lugar, si consideramos que el contenido de la
      experiencia electoral tiene un correlato directo con las luchas que
      desarrollamos cotidianamente, se torna nodal la reflexi�n acerca del*marco
      de alianzas* que se cristalice en el frente electoral. Asimismo,
      considerando el momento de recomposici�n del campo popular y de
      reagrupamiento de la Nueva Izquierda, *la conformaci�n de una herramienta
      electoral que le d� visibilidad a esta tendencia de cara al masivo de la
      sociedad se vuelve un aspecto nada desde�able al momento de pensar los
      trazos estrat�gicos de esta t�ctica*.
      Estas tareas pol�ticas no se realizan �nicamente bajo la participaci�n
      electoral. Por eso, debemos poner de relieve un riesgo que, de hecho, ha
      sido recurrente en organizaciones populares, consistente en convertir la
      t�ctica en estrategia y transformar lo que deber�a ser una herramienta
      coyuntural en la principal matriz de intervenci�n pol�tica. Hoy notamos que
      en ciertos aspectos del perfil pol�tico y del marco de alianzas existen
      elementos que nos interrogan *sobre ciertas intervenciones t�cticas que se
      perfilan en camino de suplantar la perspectiva estrat�gica, corri�ndose as�
      de las coordenadas compartidas por el espacio de la Nueva Izquierda.*
      *La necesidad de un perfil pol�tico realmente propio*
      �De qu� manera construir un perfil pol�tico? �A qui�nes buscamos
      interpelar? Los armados electorales a los cuales se enfrenta la izquierda
      en los comicios son de diverso tenor: sectores de la derecha reaccionaria;
      el kirchnerismo y sus expresiones m�s progresivas o m�s corridas hacia la
      derecha; variantes progresistas de raigambre patronal. Tenemos claro que
      ninguna de ellas representa una opci�n para nuestro pueblo. Posiblemente en
      la configuraci�n de una campa�a pol�tica sea un problema a resolver a qu�
      tipo de perfil apuntamos, a qu� sectores queremos dirigirnos, y qui�nes
      conformar�n un posible electorado. No obstante, se�alamos una cuesti�n
      anterior, vinculada a qu� opci�n delimitamos y hacemos visible de cara a la
      sociedad, y en este sentido, qu� nos diferencia de las opciones electorales
      que no responden a las necesidades populares sino a proyectos hegemonizados
      por las clases dominantes. Dicha diferencia no se vincula a una t�ctica
      puntual, o a una caracter�stica menor de *nuestro *proyecto, sino a su
      horizonte. La posibilidad de dar visibilidad a una alternativa popular
      desde la Nueva Izquierda constituye un desaf�o nuevo y de envergadura
      estrat�gica. No debemos confundir la construcci�n de una cara masiva y
      visible de nuestro proyecto con el despliegue de una campa�a pol�tico-
      electoral y la avidez por capturar electorado. Ambas cosas constituyen
      tareas pol�ticas diferentes. Por la envergadura de la primera, en este
      incipiente camino, �sta no puede quedar subordinada a la segunda.
      La Nueva Izquierda se ha caracterizado por no incurrir en simplificaciones
      al momento de pensar la elaboraci�n t�ctica frente al proceso pol�tico en
      curso, evitando tanto el sectarismo como las alianzas con sectores de
      derecha, desviaciones en las cuales han reca�do diversas expresiones de
      nuestra izquierda local. Las apariciones p�blicas que se han desarrollado
      como Marea Popular presentan para nosotrxs dos puntos a debatir. En primer
      lugar, notamos que en diferentes expresiones medi�ticas, de acuerdo al
      p�blico de los medios de comunicaci�n particulares as� como a su l�nea
      ideol�gica, el perfil del frente era variable. Obviamente la interpelaci�n
      masiva conlleva atender a qui�n nos escucha y a qui�nes queremos
      interpelar. No obstante, notamos con preocupaci�n la dificultad para
      delimitar los contornos de la propuesta expresada por Marea Popular, y la
      incursi�n deliberada en la ambig�edad pol�tica. Y esto se torna
      problem�tico cuando nuestro objetivo es visibilizar una alternativa
      pol�tica de lxs de abajo.
      Compartimos, sin dudas, el rechazo al sectarismo, pero la indefinici�n
      respecto del n�cleo del proyecto pol�tico que queremos expresar es
      igualmente perniciosa. Hoy por hoy *la orientaci�n pol�tica de Marea en
      estas elecciones, no s�lo no queda clara para el activismo, sino tampoco
      para los medios de comunicaci�n y, mucho menos, para las amplias capas de
      los sectores populares*. Como dijimos anteriormente, una de las principales
      tareas de la penetraci�n institucional y la presentaci�n en elecciones,
      tiene que ver con la construcci�n de una referencia p�blica, de hacer
      visibles nuestras construcciones y de tener un espacio para la creaci�n de
      agenda. Para ello debe estar claro desde qu� lugar nos paramos. La creaci�n
      de un discurso dial�gico y cercano a las masas, no es per se contradictoria
      con la idea de claridad pol�tica. Su ausencia instala *el riesgo de la
      adaptaci�n y el oportunismo.*
      Ilustraremos esto con el ejemplo de c�mo es considerado el fen�meno
      pol�tico kirchnerista bajo la campa�a medi�tica. Mientras que en ciertas
      oportunidades (sobre toda en la prensa propia universitaria) se sit�an las
      limitaciones estructurales del modelo econ�mico y pol�tico kirchnerista, en
      la mayor parte de las apariciones p�blicas se destaca la progresividad del
      kirchnerismo, la cual pareciera s�lo estar viciada por su apoyatura en la
      corro�da estructura del PJ (lo cual, resulta contradictorio con la idea de
      las �limitaciones estructurales�). Este cambio discursivo no es accesorio,
      sino que hace al desdibujamiento de una delimitaci�n estrat�gica con el
      kichnerismo, expresado en la idea de �superar y profundizar� el modelo, tal
      como se expres� en varias entrevistas. El problema se renueva con la
      reciente alianza con sectores de la centroizquierda y las afirmaciones de
      encolumnamiento de Marea bajo esta tendencia pol�tica.* En lugar de estar
      la campa�a en funci�n de visibilizar un determinado perfil pol�tico,
      estamos ante la inversi�n de que el perfil se adec�a a las necesidades de
      �hacer campa�a�. Entonces, esta cuesti�n t�ctica asume un cuerpo tan denso
      que comienza a cobrar peso estrat�gico*.
      Cuando pensamos en la f�rmula electoral de un espacio de la Nueva Izquierda
      sostenemos la necesidad de que el mismo exprese todo �lo nuevo� que
      significamos en comparaci�n a las alternativas patronales (pues buscamos
      una nueva sociedad) y en relaci�n con la izquierda tradicional (en tanto
      buscamos construirla desde ahora, sin sectarismos ni aislamiento,
      configurando el poder propio de nuestro pueblo). La forma que viene
      asumiendo la campa�a pol�tica que han comenzado a caminar viene, por el
      momento, arrastrando viejas formas del hacer pol�tico.
      *De alianzas y espacios de acumulaci�n del movimiento*
      Un respetado compa�ero en el campo de nuestro espacio pol�tico, Miguel
      Mazzeo, afirm� en un texto reciente: �Las alianzas -electorales- con
      sectores de otros espacios pol�ticos (espacios intrasist�micos,
      principalmente de centroizquierda o de izquierda institucionalizada,
      espacios que no se proponen una lucha contra-hegem�nica), aunque le
      garanticen mayor presencia p�blica y mayor visibilidad social,*probablemente
      terminen desdibujando los perfiles m�s radicales de la izquierda
      independiente*�.
      La incorporaci�n de Marea Popular a un frente electoral de centro-izquierda
      encabezado por un sector que es parte a nivel nacional del FAP - la Unidad
      Popular de DeGennaro y Lozano � dan pertinencia a estas
      consideraciones. *Priorizar
      un marco de alianzas vinculado a los partidos tradicionales, por sobre los
      grupos emergentes de la �Nueva Izquierda�, coloca a Marea Popular en el
      terreno ambiguo entre dos orientaciones divergentes: apostar, junto a un
      conjunto de j�venes experiencias organizativas, a la constituci�n de una
      nueva izquierda anticapitalista, con amplitud y sin sectarismos, o bien
      abonar a una nueva resurrecci�n del �progresismo� (reformista) en nuestro
      pa�s.*
      Vale remarcar que en el medio de ambas opciones, se encuentra, claro, la
      acci�n t�ctica, que es procesual y de ninguna manera lineal. No obstante,
      si bien estas dos orientaciones no resultan esquem�ticas, es preciso que
      las consideremos en el contexto actual de nuestro pa�s y de nuestra
      tendencia en particular.
      <http://www.blogger.com/null>El grupo de Lozano y De Gennaro no deja lugar
      a mayores expectativas pol�ticas. Son los mismos que acompa�aron al campo
      en el conflicto de 2008, votaron contra la 125 y tienen una alianza de
      vieja data con Buzzi de la Federaci�n Agraria, del mismo modo que su
      alianza de �unidad antikirchnerista� los llev� a votar en numerosas
      oportunidades de los a�os subsiguientes proyectos presentados por partidos
      de derecha. No se trata, de nuestra parte, de rechazar por principio las
      alianzas con sectores reformistas, nacionalistas o de centro-izquierda. La
      lucha pol�tica requiere en ciertas ocasiones de acuerdos amplios y del
      di�logo con amplias franjas provenientes del nacionalismo popular o la
      socialdemocracia. S�lo un sectario completo puede desconocer esta necesidad
      en alg�n momento de la larga construcci�n de una alternativa pol�tica de
      masas.*Pero su acuerdo electoral no es expresi�n de una pol�tica hegem�nica
      amplia, sino de un c�lculo de corto alcance: superar las PASO y colocar a
      alguien propio en una lista con cierta performance electoral, al costo de
      embellecer por izquierda y darle �aires nuevos y j�venes� a una propuesta
      pol�tica comprometida con un espacio que hace oposici�n por derecha al
      gobierno nacional*. Como presentaci�n de una experiencia nueva en la escena
      nacional, aparecer detr�s de quienes est�n curtidos y marcados de arrugas
      en sus compromisos con la forma de hacer pol�tica de los partidos
      tradicionales, no parece alentador ni innovador.
      Como dijimos hace un a�o cuando MAREA impuls� el debate sobre la cuesti�n
      electoral: �La larga trayectoria de la militancia socialista est� repleta
      de organizaciones, n�cleos y corrientes pol�ticas que no pudieron pasar la
      prueba de salir de la marginalidad y tener una presencia real en la vida de
      las masas. Debemos actuar con audacia e inteligencia para poder tener �xito
      all� donde fracasaron el grueso de los agrupamientos de la izquierda
      revolucionaria. Pero nuestra historia tambi�n conoce sobradamente de
      organizaciones que, con la intenci�n de superar la marginaci�n, terminaron
      adapt�ndose a expresiones pol�ticas reformistas o nacionalistas, quedando
      reducidas a los estrechos m�rgenes del posibilismo. *Debemos manejar
      virtuosamente esta tensi�n entre sectarismo y adaptaci�n donde se juega, en
      buena medida, la suerte y la perspectiva hist�rica de esta **nueva
      izquierda **que est� emergiendo en nuestro pa�s*�. Este sigue siendo el
      desaf�o de nuestras j�venes construcciones.
      Recientemente, en la editorial del n�mero 4 de la revista MAREA, Mart�n
      Ogando se�ala varias de las cuestiones que aqu� estamos buscando
      problematizar. Hace un fuerte �nfasis en construir un movimiento pol�tico y
      social amplio, en el que confluyan no s�lo *�la izquierda independiente�*,
      sino tambi�n a sectores del *�progresismo no kirchnerista�, �parte de la
      militancia popular que ha participado de la experiencia kirchnerista�*, y
      de la*�izquierda tradicional que logren superar su dogmatismo y sectarismo
      serial�.*Adem�s propone que ese proceso �s*e deber�a pensar como la
      s�ntesis de un proceso de lucha, construcci�n, debate y elaboraci�n de
      cientos de organizaciones que, a lo largo de estos a�os, hemos transitado
      diversas experiencias pero compartimos un compromiso con nuestro pueblo y
      un horizonte de liberaci�n.*� y que �*Es necesario juntarse con otros,
      articular esfuerzos con los que piensan distinto, con los que tienen otras
      identidades, pero con los que es posible asumir un piso de acuerdos
      program�ticos y un m�todo de trabajo democr�tico.*�
      No deja de sorprendernos la postulaci�n de un reagrupamiento general
      mientras que se evidencia la falta de preocupaci�n por la estructuraci�n de
      la tendencia pol�tica de la Nueva Izquierda, de la que nos sentimos parte
      junto con ustedes, en pos de un proceso creciente de lucha y organizaci�n
      de nuestro pueblo. Desde hace varios a�os distintos sectores de la
      izquierda no tradicional hemos venido ensayando espacios de confluencia a
      partir de hechos coyunturales conflictivos (como sucedi� a partir del
      conflicto por la resoluci�n 125 con la conformaci�n de Otro Camino para
      Superar la Crisis) o bien de ciertos acontecimientos significativos para el
      campo popular (como el Espacio 20 de Diciembre en conmemoraci�n a esa
      fecha, la coordinadora en defensa del espacio p�blico, entre otras
      experiencias). En este sentido, como COB La Brecha hemos promovido la
      superaci�n de la coordinaci�n eventual o fenom�nica, para comenzar a
      construir otro tipo de confluencia m�s org�nica, capaz de sedimentar en el
      largo plazo procesos de s�ntesis y de re-estructuraci�n pol�tica de la
      Nueva Izquierda. Nuestra propuesta es la de la conformaci�n de un espacio
      pol�tico de la Nueva izquierda, donde canalizar debates pol�ticos,
      estrat�gicos, y propuestas de intervenci�n concreta ante la coyuntura, como
      pude verse en varios n�meros de nuestra prensa (*Abre Brecha*) y en
      nuestras distintas iniciativas (Campa�a Nacional Contra las Violencias
      hacia las Mujeres, Campa�a contra la Precarizaci�n, Caravana en apoyo a
      ADOSAC, las distintas iniciativas en contra de la Megaminer�a, entre
      otras). Recientemente, la p�rdida de dinamismo de la COMPA y el debate
      electoral han configurado un terreno f�rtil para la pregunta en el campo de
      la Nueva Izquierda acerca de c�mo construir una alternativa pol�tica de los
      de abajo desde la Nueva Izquierda, cuesti�n que muchos grupos hemos
      comenzado a responder tentativamente con una certeza. Dicha alternativa
      debe construirse ensayando grados de unidad cada vez mayores, en funci�n de
      la pr�ctica com�n, as� como de la solidez pol�tica, en un proceso sin dudas
      sinuoso y gradual, pero que debemos construir desde aqu� y ahora.
      En este sentido nos resulta realmente llamativo c�mo encuentran conexi�n
      entre un frente electoral con *�sectores progresistas no kirchneristas�* como
      Buenos Aires Para Todos, con un proceso real de confluencia de las
      distintas experiencias que mencionan, y en particular las de las
      organizaciones que hemos surgido al calor de las luchas de resistencia en
      los '90 y que nos hemos comenzado a reagrupar post 2001. *Mientras el
      frente electoral actual tiene como principal caracter�stica en su
      composici�n la alianza con una expresi�n de centro- izquierda reformista,
      lamentamos el relativo aislamiento organizativo de lxs compa�erxs de Marea
      respecto de las organizaciones de Nueva Izquierda que, sin rechazar el
      desaf�o de la construcci�n masiva, hemos decidido comenzar a andar una
      coordinaci�n renovada, apostando a procesos de confluencia mayor, con
      m�todos de trabajo realmente democr�ticos.*
      Como saben, desde Marzo del a�o pasado *los hemos convocado, junto a todas
      las organizaciones de la �Nueva Izquierda� o �Izquierda Independiente�, a
      construir una instancia de articulaci�n regular, de debate pol�tico y de
      acci�n conjunta, que estructure nuestro espacio pol�tico y nos constituya
      como un actor pol�tico en la escena nacional, con gran desarrollo de
      trabajo de base y buenas herramientas para construir posiciones en los
      debates pol�tico-generales. *Su respuesta fue negativa, aduciendo la
      heterogeneidad de dicho espacio, el cual hoy est�, con la presencia de
      organizaciones hermanas, en v�as de conformaci�n. Mientras, el desarrollo
      de Camino Popular dej� de lado, por el perfil asumido, a organizaciones de
      la Nueva Izquierda que estaban de acuerdo con emprender el desaf�o
      electoral conjuntamente. Creemos que desde una confluencia org�nica de la
      Nueva Izquierda se estar�a en mucho mejores condiciones de poder interpelar
      a grandes sectores de la sociedad y dar el debate no s�lo con la izquierda,
      sino con los sectores que simpatizan con las variantes de centro-izquierda
      o incluso con el kirchnerismo.
      Lamentamos estar dando estos debates por estas v�as y no en el proceso de
      construcci�n de una alternativa pol�tica de conjunto. Creemos que *para
      superar la fragmentaci�n del campo popular, tenemos que hacer un esfuerzo
      por erradicar de nuestra pr�ctica pol�tica la auto-construcci�n por sobre
      las confluencias m�s generales, porque s�lo de esa forma vamos a poder ser
      una alternativa realmente novedosa y superadora al sectarismo, el
      dogmatismo y la mezquindad que caracterizan las formas ya caducas de hacer
      pol�tica de izquierda en nuestro pa�s.*
      *Esperamos que estas l�neas sirvan para un debate constructivo y fraterno.*
      *Saludos revolucionarios.*

      *CAUCE-UBA en COB La Brecha*.

      *
      *
      *
      *

      *
      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
      **--------------
      **
      *
      *2-*
      *2-Calendario acad�mico*
      *
      *

      *Ex�menes de julio*
      15 al 26 de julio



      *Admisi�n de Alumnos (2� Cuatrimestre)*
      8 al 26 de julio



      *Exhibici�n de horarios de clase (2� Cuatrimestre)*
      22 de julio


      *Inscripci�n a materias y seminarios correspondientes al 2� Cuatrimestre*
      22 al 27 de julio.



      *Inscripci�n a Lenguas Modernas correspondientes al 2� Cuatrimestre*
      *29 y 30 de julio: *
      Ingl�s, Alem�n, Franc�s, Italiano y Portugu�s (Ingresantes hasta 2012
      inclusive)
      *31 de julio: *
      - Remanentes todos los idiomas (Para alumnos de la Facultad e ingresantes
      en el 2013 al ciclo de grado de todas las carreras).
      - Ingl�s a distancia.



      *Duraci�n de materias, seminarios y cursos regulares de Lenguas Modernas
      correspondientes al 2� Cuatrimestre*
      5 de agosto al 23 de noviembre
      *

      *
      *
      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
      **--------------*

      *3-*

      *�Agendate la rematriculaci�n 2013! *
      *Es del 1� al 30 de agosto.*
      *
      *
      *
      *
      *[image: Im�genes integradas 1]
      *
      *
      *


      *
      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
      **--------------*
      *
      *
      *4- *
      *�Seguimos con los talleres en los barrios: sumate!*

      Si est�s aburridx de tanta teor�a y poca pr�ctica en tu carrera. Si te
      entusiasma empezar desde ahora participar de proyectos transdisciplinarios
      que tengan el objetivo de usar las herramientas que aprendemos con un
      prop�sito social:

      No lo dudes m�s! Anot�te en los proyectos de Coproducci�n de CAUCE.


      Las pr�cticas de coproducci�n de conocimiento con movimientos sociales a
      las que te pod�s sumar son:

      - *Experiencias e instant�neas: taller de fotograf�a e identidad*. Vamos
      todos los s�bados de junio en barrios de Almirante Brown.

      - *Taller de lectura sobre conocimiento cr�tico*. Herramientas para otra
      educaci�n.

      Introducci�n a la educaci�n popular y producci�n de conocimiento en la
      Universidad. S�bado 8/6 19hs. Escribinos y te pasamos la dire!

      - *Vivienda y urbanizaci�n en Villa 21-24*. Hacia un relevamiento
      participativo de los servicios de agua potable, cloacas y tendido
      el�ctrico. Presentaci�n: Viernes 14/6 - 17hs.

      - *Taller de expresi�n con j�venes en la Villa 21-24*: fotograf�a, radio,
      mapeo y m�s! Todos los s�bados a la tarde.

      - *Apoyo escolar en Villa 21-24*. Los martes de 18 a 19.30.

      - *Talleres jur�dicos en Villa 20 Lugano*. 1er encuentro: taller para
      conocer derechos. S�bado 8/6.

      Escribinos a: yoestudioyactivo.cauce@...


      [image: Im�genes integradas 2]
      *Para informarte m�s hac� click
      ac�<http://issuu.com/cauceuba/docs/yo_estudio_y_activo_por_el_cambio_social>
      **
      *
      *
      *
      *
      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
      **--------------*
      *
      *
      *
      *
      La Revancha
      Un programa para no conformarse

      Todos los martes de 18 a 19hs.
      por La Colectiva FM 102.5
      www.lacolectiva.org.ar<http://www.lacolectiva.org.ar/index.php?option=com_frontpage&Itemid=1>
      FB: La Revancha programa

      [image: Im�genes integradas 3]

      La Revancha

      Un programa para no conformarse
      /// Todos los MARTES de 18 a 19
      por Radio La Colectiva (www.lacolectiva.org.ar) ///

      ++ FB: La Revancha programa

      ... Sesenta minutos con un mix entre informaci�n y humor
      que te ayudan a entender las claves de la semana ...

      // Entrevistas / M�sica / Columnas / Informes / Noticias //

      Con el an�lisis de:
      Alejandro Bercovich /econom�a/
      Jorge Duarte /sindical/
      Alejandro Perez /internacional/

      No te conformes, ped� Revancha!

      *
      *
      *
      *
      *
      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
      **--------------
      *[image: Im�genes integradas 2]

      [image: Im�genes integradas 2] <http://cauceuba.blogspot.com.ar/> [image:
      Im�genes integradas 3] <http://coblabrecha.com.ar/>
      *
      El Cielo por Asalto en CAUCE-UBA*

      Esto no es spam, si no quer�s recibir los correos de El Cielo por Asalto -
      CAUCE
      env�a un mail a
      elcieloporasalto-unsubscribe@...<base-unsubscribe@...>


      [Non-text portions of this message have been removed]
    Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.