Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

Rv: No hacía falta... Acerca del Concurso de Auxiliares de la Materia Historia de la Teor ía Antropológica (HTA)

Expand Messages
  • Esteban V. Da Ré
    ... De: Gimena Perret Asunto: No hacía falta... Acerca del Concurso de Auxiliares de la Materia Historia de la Teoría
    Message 1 of 1 , Feb 27, 2013
    View Source
    • 0 Attachment
      --- El mar 26-feb-13, Gimena Perret <gimenaperret@...> escribió:

      De: Gimena Perret <gimenaperret@...>
      Asunto: No hacía falta... Acerca del Concurso de Auxiliares de la Materia Historia de la Teoría Antropológica (HTA)
      Fecha: martes, 26 de febrero de 2013, 2:07





       













      Por favor difundir...



      Compañeros/as,

       

      Pego a continuación la impugnación que
      realicé del concurso para auxiliares de la materia Historia de la Teoría
      Antropológica (HTA), realizado en diciembre de 2012.


       


      Debajo de la impugnación que presenté,
      comparto algunas apostillas anecdóticas (y no tanto) del desarrollo del
      concurso.


       


      Si bien en la presentación formal de la
      impugnación no puse en discusión cuestiones de fondo referidas a los
      concursos en sí mismos y a la meritocracia que lo acompaña, quizás por este
      medio y/o en forma presencial podamos discutirlo... 


       


      Saludos,


      Gimena Perret

       

       

       

       

      Impugnación con Nº de Expediente: 0885393/2013

       

      Universidad de Buenos
      Aires                                                 
      15 de febrero de 2013

      Facultad de Filosofía y Letras

       

      Sr. Decano

      Dr. H. Trinchero

       

                 


                 
      Por la presente, me dirijo a usted a los efectos de impugnar el dictamen del
      concurso de ingreso para la provisión de 5 cargos de ayudante de 1era con
      dedicación parcial de la materia Historia de la Teoría Antropológica del
      Departamento de Ciencias Antropológicas, realizado entre los días 3 y 5 de
      diciembre de 2012.

                 
      Dicho dictamen me deja fuera del orden de méritos con un puntaje total de 50
      puntos (26 en Antecedentes, 7 en Entrevista y 17 en Prueba oral).

                 
      Mi impugnación a dicho dictamen no se sostiene en la evaluación de mis
      antecedentes por parte del jurado, ya que me otorgaron un total de 26 puntos
      sobre un máximo posible de 30 puntos (en mi caso y según mi CV en relación con
      la grilla de puntajes que establece el Reglamento) puesto que no tengo
      antecedentes para los ítems Docencia en la materia a concursar (15 puntos),
      Docencia en el nivel medio (3 puntos) y Responsabilidad institucional (2
      puntos). Esto es, no quedé fuera del orden de méritos por mis antecedentes.

                 
      Tampoco mi impugnación se sostiene en oponerme al “espíritu” del actual
      Reglamento, es decir, a los hasta 15 puntos de Docencia en la materia a concursar
      que se otorgan a quienes vienen trabajando en la misma, ni a los plus de puntos
      de las respectivas Cláusulas Transitorias que consideran especialmente a los/as
      aspirantes que están ocupando el cargo interinamente.

      Pero ese “espíritu” fue mezquinamente mancillado hasta el punto de
      convertirlo, parafraseando a algún filósofo, en un hueso. Y, lo más
      inaceptable, paradójico, es que no hacía falta.

      ¿Por qué? Por que ese “espíritu” del reglamento se hubiera cumplido
      igual -considerar especialmente a quienes están trabajando en la materia para
      que los sigan haciendo pero en carácter de REGULARES- sin la necesidad de
      ponerles sospechosa e innecesariamente a 5 de los 7 que quedaron en el orden de
      méritos el máximo puntaje de la Prueba de Oposición (Entrevista y Clase), es
      decir 50/50 (y a los otros dos 40/50). Y casualmente, estos/as 7 son
      merecedores/as del “espíritu” del Reglamento: vienen trabajando en la materia
      objeto del concurso. Por lo que no hacía falta convertirlo en un hueso
      maloliente porque con los 15 puntos de Docencia en la materia a concursar y los
      plus de puntos de la Cláusula Transitoria, esos/as merecedores/as hubieran
      igualmente regularizado sus cargos. Y quizás, esa sospecha y ese empobrecido
      “espíritu” jugaron también para que a los/las no merecedores/as -los dos que
      veníamos de “afuera”, los “otros”- nos pusieran en la Prueba de Oposición 24/50
      en mi caso y 19/50 en el caso del otro compañero que quedó fuera del orden de
      méritos.

      Si bien podría contraponer punto a punto lo dicho por el jurado acerca
      de mi entrevista y de mi clase, considero que no es menester por todo lo dicho
      más arriba, y hasta sería ocioso y bizantino puesto que no hubo estudiantes en
      la Comisión Evaluadora ni veedores capaces de dar una tercera opinión.

                 
      Por lo que impugno el dictamen por manifiesta arbitrariedad la que a su vez
      derivó lógicamente en los defectos de forma mencionados, esto es en poner esos
      puntajes tan ridículamente desiguales en la Prueba de Oposición.

                 
      Por todo lo expuesto, solicito la impugnación del dictamen tal cual está y que
      se me incluya en el orden de méritos (sin por eso querer desplazar a ninguno/a
      de los compañeros/as que venían trabajando en la materia).

                 


      Esperando que se haga lugar a mi pedido, sin otro particular, saludo a
      usted atte.-

       

       

       

                                                                              M.Gimena Perret
      Marino

                                                                                         


      Dra. en
      Antropología

                                                                                                   
      Becaria Postdoctoral CONICET

      Docente en
      UBA y UNGS

       

       

      Algunas
      apostillas anecdóticas (porque todas serían demasiado):

       

      Como
      muestra de cómo el sistema de concursos puede poner de manifiesto muchas veces
      lo peor de nosotros/as, evitando al máximo posible la personalización y sin
      decirlo desde afuera, les comento que:



      - Uno de los concursantes que quedó en los primeros lugares del orden de
      méritos, estaba tan visiblemente nervioso en el pasillo de espera que ni el
      consejo de una funcionaria actual de la gestión pudo calmarlo, sino que
      disminuyó ese estado de nerviosismo cuando yo misma le puse en sus muñecas
      y en su cuello una gotas de flores de bach que se llaman muy apropiadamente
      para este caso "rescue me"... 

       

      - Uno
      de estos mismos concursantes escuchó muy atentamente la sentencia de otra
      concursante (que también entró en el orden de méritos y regularizó su cargo) en
      ese mismo pasillo de espera: "... no sé por qué estás tan nervioso,
      si vos quedás seguro..."  

       

      -
      Finalmente, uno de estos mismos concursantes que sacó/le pusieron el
      máximo de puntaje en la entrevista (10/10) explicitó sin sonrojarse que no
      tenía ni idea en qué consistía la entrevista y que ni había reparado en
      que el Reglamento contempla para la misma un tema que es de suma importancia
      para la actividad docente: "Conocer las orientaciones pedagógicas y
      didácticas que sugiere para el dictado de las clases de trabajos prácticos de
      la materia" (paradógicamente, con otra concursante le sugerimos algunas
      líneas sobre esas orientaciones pedagógicas). Y a pesar de ello, también
      sacó/le pusieron, casualmente, el máximo puntaje (40/40) en la clase.

       

                                                                                                   


       










      __.


      [Non-text portions of this message have been removed]
    Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.