Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.
 

7N: dia del canillita

Expand Messages
  • Martin Yuchak
    ESTIMADOS LECTORES/AS: Se acerca el 7 de Noviembre (día Nacional de los Vendedores de diarios y revistas) y queremos dirigirnos a ustedes para transmitir el
    Message 1 of 1 , Nov 3, 2012
      ESTIMADOS LECTORES/AS:

      Se acerca el 7 de Noviembre (día Nacional de los
      Vendedores de diarios y revistas) y queremos dirigirnos a ustedes para
      transmitir el marco de situación en el cual el colectivo de trabajadores canillitas
      atraviesa y cuál es su naturaleza, algo que tiene que ver con el conjunto de la
      sociedad.
      Nuestra lucha en particular es esencialmente el
      reclamo hacia las principales editoriales Clarin y La Nación (que operan como
      patronal dentro de esta actividad) por el efectivo reconocimiento al canillita
      como trabajador de la comunicación y la cultura y, en consecuencia, la
      conformación de un salario conformado independiente del precio de las
      publicaciones.
      Los
      canillitas no somos dueños de las paradas donde trabajamos, el ministerio de
      trabajo nos autoriza a vender publicaciones periodísticas a cambio de que
      garanticemos la libre circulación de información. Tampoco somos dueños del
      material que comercializamos, este
      llega a nuestras paradas en concepto de consignación, con un precio ya preestablecido
      por las editoriales. Son las empresas distribuidoras, quienes a su vez
      controlan qué, cuánto y cómo llega este material a nuestros puestos de trabajo.
      Por lo tanto, la capacidad de comercialización de cada parada queda librada por
      dos factores: la localización de la misma, y la voluntad de los empresarios
      editores y distribuidores de que alli se reciban diarios y revistas en tiempo y
      forma para ser ofrecidos al público o repartidos a domicilio. La concentración
      de este sistema, en manos de Clarín y La Nación, provoca las llegadas tarde de
      las publicaciones, el desabastecimiento de muchas de ellas y la precarización definitiva de la actividad del canillita, quien es el que financia desde el vamos todo este proceso, quien
      absorve toda la pérdida generada y el que pone la cara ante el descontento y
      enojo generado en los lectores.
      Hemos tolerado por muchos años estas injusticias por
      una razón. Por la misma razón por la cual los diarios se reparten a domicilio
      de forma gratuita, por la misma por la cual no dudamos en solidarizarnos cuando
      nos preguntan una calle, una parada de colectivo o los números de la quiniela:
      porque somos acérrimos defensores del
      derecho a la información. Y es en este carácter que observamos alertados
      cómo la gran mayoria de los canillitas no llegamos a tener un ingreso
      equivalente al salario mínimo, cuántos de nosotros nos vemos obligados a
      adoptar un segundo trabajo de tarde, o cuántos otros trabajamos con toda la
      familia dentro de un puesto para obtener un solo salario. El resultado: se
      cierran 4 paradas por semana, más de 200 al año. Esto es para nosotros, como
      colectivo de trabajadores, sinónimo de despidos
      masivos. Pero todo esto no es sino el síntoma que nos toca de un proceso
      mucho más profundo, que no sólo afecta a los canillitas, sino también a los
      distribuidores, pequeños editores y compromete seriamente el acceso al derecho
      a la información y a la libertad de expresión.
      En las últimas 4 décadas la ganancia de las
      editoriales cambió radicalmente su naturaleza. Hoy cerca del 80% de las ganancias de las editoriales proviene de la pauta
      publicitaria, de la cual ni distribuidores, ni canillitas percibimos ni un
      solo peso, ya que a nosotros se nos reparte la ganancia del contenido
      (información periodística)  que comprende
      el 20% restante. Los empresarios distribuidores se endeudan, los camioneros trabajan
      a destajo y las editoriales se benefician a costa del todo el sistema. Hoy,
      Clarín ha logrado controlar a través del endeudamiento cerca del 50% de la
      distribución de toda la Capital y Gran Buenos Aires, que hace poco más de 15
      años estaba constituida por 97 empresas distribuidoras distintas. Poco futuro y
      poca libertad de prensa les quedará a las pequeñas editoriales si Clarín logra
      controlar la totalidad de la distribución.
      A su vez, hay que tener presente que en el año 2001
      nos quitan a los trabajadores canillitas 8 puntos del 40% que obteníamos de
      este precio de tapa, es decir, nos reducen 20% nuestro salario. Desde ese
      entonces al día de la fecha Clarín nos ha expropiado más de 1.100 millones de
      pesos que nos correspondían por ley. De ahí toda su expansión monopólica.
      Otro aspecto
      de la misma cuestión es el que refiere a los medios de comunicación
      audiovisual. La Ley26.522aprobada por mayoría absoluta en ambas cámaras del Congreso
      Nacional el 10 de octubre de 2009 establece, entre otras cosas, un límite para
      la otorgación de licencias de canales de televisión y de emisoras radiofónicas.
      Dicha ley es un punto de partida para garantizar el derecho a la información,
      al impulsar el desarrollo de medios de información hasta ahora acallados
      principalmente por el grupo Clarín, que concentra la mayor cantidad de medios
      audiovisuales, llegando a 238 entre canales de televisión, radios y operadoras
      de cable. En uno de sus artículos, se plantea la desinversión por parte de los
      grupos mediáticos que posean más de diez licencias nacionales de radio y
      televisión. Efectivamente esto afecta de manera directa a Clarín, que trabó la
      ley presentando sucesivamente medidas cautelares a través de jueces vinculados
      con lo más negro de nuestra historia. De esta manera podemos ver que la prensa
      grafica es solo una parte del poder que tiene el grupo, por lo tanto es
      necesario tener en cuenta que la pelea no solo se presenta en nuestra actividad
      sino que también en todo lo que respecta al acceso a la información, formación
      de contenidos culturales y sociales.
      Con esto queremos
      manifestar que la lucha contra los monopolios no es solo de los canillitas,
      sino de todos los trabajadores y la sociedad en su conjunto. Tanto Clarín como
      La Nación (el órgano histórico de prensa de la oligarquía argentina), son parte
      de grandes cadenas mediáticas regionales e internacionales, que no solo
      controlan los medios a ese nivel sino que también tienen sus inversiones en
      otras ramas productivas, agravando el problema de la concentración y
      centralización de capitales que provoca la crisis mundial por la que
      atravesamos.
      Por eso, desde nuestro humilde pero digno puesto de
      lucha, invitamos a todos los trabajadores y al conjunto de la sociedad a
      reflexionar, a discutir y definir que tipo de información necesitamos porque
      haciendo eso también estamos construyendo el país, el continente y el mundo que
      necesitamos en el cual la igualdad no sea ficticia y solo ante la ley, sino
      real y entre todos y todas.
      Desde ya,
      muchas gracias por su atención.Nosotros seguiremos con nuestra lucha cotidiana por garantizarles la mejor
      atención a los lectores, defender nuestra actividad y la de todos los
      trabajadores y sobre todas las cosas, defender el derecho a la información de
      toda la sociedad.         


      Atte., su canillita                                                

      [Non-text portions of this message have been removed]
    Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.