Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

CAMBIO DE JURISPRUDENCIA

Expand Messages
  • HERNANDO HERRERA
    Apreciados doctores,   Pongo de presente una reciente sentencia de la Sala Plena de la Sección Tercera del Consejo de Estado, bajo la radicación No. 17.859
    Message 1 of 2 , May 9, 2013
    • 1 Attachment
    • 217 KB

    Apreciados doctores,

     

    Pongo de presente una reciente sentencia de la Sala Plena de la Sección Tercera del Consejo de Estado, bajo la radicación No. 17.859 (R-0035), que resulta de especial importancia jurídica, en la medida en que por medio de esta providencia se modifica la tesis jurisprudencial hasta ahora imperante, en relación con la renuncia tácita de la cláusula compromisoria.

     

    Es indispensable aclarar que la nueva tesis jurisprudencial aplica únicamente a asuntos gobernados por normas anteriores a la Ley 1563 de 2012 –nuevo Estatuto de Arbitraje-, porque en relación con ella, el Consejo señala que es menester establecer, en algún caso particular regido por este estatuto, cuál sería el alcance de sus normas a este respecto, ya que, según éstas, de un lado “Si en el traslado de la demanda, o de su contestación, o de las excepciones previas” se invoca el pacto y la otra parte no lo niega “expresamente”, éste se entiende probado; pero de otra parte, también se expresa en su articulado que, “la excepción de compromiso o cláusula compromisoria ante el juez implica la renuncia al pacto arbitral para el caso concreto”.           

     

    En todo caso, con relación al régimen anterior, la jurisprudencia había venido sosteniendo la tesis de la renuncia tácita de las partes de un contrato estatal a la aplicación de la cláusula compromisoria, cuando, a pesar de haber acordado someter sus diferencias al conocimiento de la justicia arbitral, una de ellas decide instaurar la demanda ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo, y la otra no propone la excepción que encuentra apoyo en el pacto arbitral.

     

    Sin embargo, a partir de la sentencia adjunta, se plantea la novedosa tesis de la irrenunciabilidad tácita de las partes frente a la cláusula compromisoria.

     

    El principal supuesto para este planteamiento, es que dado que el contrato estatal se perfecciona mediante escrito, es evidente que cualquier modificación que se le haga debe constar, igualmente, por escrito, exigencia que, para esta providencia, la deben observar, también, quienes pretendan modificar o dejar sin efecto un pacto arbitral. 

                 

    Señala al respecto el Consejo de Estado: “Pues bien, así como las partes deciden, de común acuerdo, someter sus diferencias al conocimiento de la justicia arbitral, empleando para ello la celebración de un pacto cuyas principales características son que sea expreso y solemne, de la misma manera aquéllas deben observar de consuno tales condiciones (forma expresa y solmene) si su voluntad es deshacerlo o dejarlo sin efectos…”

     

    Ahora bien, esta tesis, que ahora acoge el Consejo de Estado, no significa que el pacto arbitral celebrado entre las partes de un contrato estatal sea inmodificable o inderogable. Lo que comporta es, en sus términos, que: “para modificarlo o dejarlo sin efecto, aquéllas deben observar y respetar las mismas exigencias que las normas legales establecen con miras a la formación del correspondiente pacto arbitral, de tal suerte que, para ello, haya también un acuerdo expreso y escrito, lo cual excluye, por ende, la posibilidad de que el pacto arbitral pueda ser válidamente modificado o dejado sin efecto de manera tácita o por inferencia que haga el juez institucional, a partir del mero comportamiento procesal de las partes.”


    Por lo dicho, la Sección Tercera del Consejo de Estado decidió a partir de este fallo, unificar la jurisprudencia acerca de los requisitos formales que deben observarse para modificar o dejar sin efecto un pacto compromisorio celebrado por las partes de un contrato estatal.       

     

    Cordialmente, Hernando Herrera Mercado

  • Fabricio Mantilla
    Estimados colegas,                                El fallo enviado y comentado por los doctores Herrera y Lombana tiene raíces
    Message 2 of 2 , May 9, 2013
    • 1 Attachment
    • 57 KB
    Estimados colegas,

                                   El fallo enviado y comentado por los doctores Herrera y Lombana tiene raíces muy profundas: la célebre discusión sobre la convención de arbitraje como atributiva de jursidicción o de competencia.

                    El tema es realmente interesante.

                    Me permito enviar adjunto el artículo "Efectos del pacto arbitral frente al proceso jurisdiccional" de la Dra. María Cristina Morales (Publicado en El Contrato de arbitraje, Legis). El ensayo tiene ya algunos años, pero, presenta de forma muy clara y precisa el problema y logra exponer de manera sintética y profunda todas la consecuencias de la decisión que se tome al respecto. Obviamente, el artículo es anterior a la Ley 1563/2012.

                    Vale la pena leerlo.

                    Saludos cordiales,


                                                     Fabricio Mantilla




    --- En date de : Jeu 9.5.13, HERNANDO HERRERA <herreramercado@...> a écrit :

    De: HERNANDO HERRERA <herreramercado@...>
    Objet: [InfosecretarialCAC] CAMBIO DE JURISPRUDENCIA
    À: "FORO SECRETARIAL" <InfosecretarialCAC@yahoogroups.com>, "COMITE COLOMBIANO DE ARBITRAJE" <comite_colombiano_de_arbitraje@yahoogroups.com>
    Date: Jeudi 9 mai 2013, 19h57

     

    Apreciados doctores,

     

    Pongo de presente una reciente sentencia de la Sala Plena de la Sección Tercera del Consejo de Estado, bajo la radicación No. 17.859 (R-0035), que resulta de especial importancia jurídica, en la medida en que por medio de esta providencia se modifica la tesis jurisprudencial hasta ahora imperante, en relación con la renuncia tácita de la cláusula compromisoria.

     

    Es indispensable aclarar que la nueva tesis jurisprudencial aplica únicamente a asuntos gobernados por normas anteriores a la Ley 1563 de 2012 –nuevo Estatuto de Arbitraje-, porque en relación con ella, el Consejo señala que es menester establecer, en algún caso particular regido por este estatuto, cuál sería el alcance de sus normas a este respecto, ya que, según éstas, de un lado “Si en el traslado de la demanda, o de su contestación, o de las excepciones previas” se invoca el pacto y la otra parte no lo niega “expresamente”, éste se entiende probado; pero de otra parte, también se expresa en su articulado que, “la excepción de compromiso o cláusula compromisoria ante el juez implica la renuncia al pacto arbitral para el caso concreto”.           

     

    En todo caso, con relación al régimen anterior, la jurisprudencia había venido sosteniendo la tesis de la renuncia tácita de las partes de un contrato estatal a la aplicación de la cláusula compromisoria, cuando, a pesar de haber acordado someter sus diferencias al conocimiento de la justicia arbitral, una de ellas decide instaurar la demanda ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo, y la otra no propone la excepción que encuentra apoyo en el pacto arbitral.

     

    Sin embargo, a partir de la sentencia adjunta, se plantea la novedosa tesis de la irrenunciabilidad tácita de las partes frente a la cláusula compromisoria.

     

    El principal supuesto para este planteamiento, es que dado que el contrato estatal se perfecciona mediante escrito, es evidente que cualquier modificación que se le haga debe constar, igualmente, por escrito, exigencia que, para esta providencia, la deben observar, también, quienes pretendan modificar o dejar sin efecto un pacto arbitral. 

                 

    Señala al respecto el Consejo de Estado: “Pues bien, así como las partes deciden, de común acuerdo, someter sus diferencias al conocimiento de la justicia arbitral, empleando para ello la celebración de un pacto cuyas principales características son que sea expreso y solemne, de la misma manera aquéllas deben observar de consuno tales condiciones (forma expresa y solmene) si su voluntad es deshacerlo o dejarlo sin efectos…”

     

    Ahora bien, esta tesis, que ahora acoge el Consejo de Estado, no significa que el pacto arbitral celebrado entre las partes de un contrato estatal sea inmodificable o inderogable. Lo que comporta es, en sus términos, que: “para modificarlo o dejarlo sin efecto, aquéllas deben observar y respetar las mismas exigencias que las normas legales establecen con miras a la formación del correspondiente pacto arbitral, de tal suerte que, para ello, haya también un acuerdo expreso y escrito, lo cual excluye, por ende, la posibilidad de que el pacto arbitral pueda ser válidamente modificado o dejado sin efecto de manera tácita o por inferencia que haga el juez institucional, a partir del mero comportamiento procesal de las partes.”


    Por lo dicho, la Sección Tercera del Consejo de Estado decidió a partir de este fallo, unificar la jurisprudencia acerca de los requisitos formales que deben observarse para modificar o dejar sin efecto un pacto compromisorio celebrado por las partes de un contrato estatal.       

     

    Cordialmente, Hernando Herrera Mercado

Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.