Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

SENTENCIA ARBITRAJE

Expand Messages
  • HERNANDO HERRERA
    Apreciados doctores,  Por medio del presente mensaje me permito remitirles la más reciente jurisprudencia de la Corte en materia de arbitraje, por medio de
    Message 1 of 1 , Mar 21, 2012
    • 1 Attachment
    • 155 KB

    Apreciados doctores, 

     

    Por medio del presente mensaje me permito remitirles la más reciente jurisprudencia de la Corte en materia de arbitraje, por medio de la cual esta corporación examinó la nulidad formulada contra la sentencia T-790/10. Como se recordara por medio de esta tutela, la Corte determinó dejar sin efectos el laudo arbitral entre Elio Sala Ceriani y Química Amtex Ltda., Manuel de Bernardi Campora e Ite Corporation Limited.

     

    Las principales consideraciones de dicha sentencia de tutela fueron las siguientes:

     

    1. Una interpretación sistemática del ordenamiento civil permite concluir que, así como la prescripción extintiva regulada en el Código Civil se refiere a la extinción de una pretensión en concreto, debe también concluirse que la prescripción se interrumpe en la medida en que efectivamente la demanda contenga dicha pretensión específica respecto de la cual está corriendo el término para su extinción. De lo contario, la simple presentación de la demanda interrumpiría de todas las prescripciones posibles en relación con un negocio jurídico, y su inclusión en el texto de la reforma podría revivir pretensiones ya prescritas. Es decir, que es la presentación de la demanda la que interrumpe el cómputo de la prescripción respecto de la pretensión concreta ejercida a través de la demanda, y no de todas aquellas que eventualmente el actor pueda formular a través de una reforma.

     

    2. Por consiguiente, el tribunal de arbitramento incurrió en un defecto sustantivo al no declarar la prescripción de las pretensiones relacionadas con el abuso del derecho y con fundamento en las cuales el tutelante fuera condenado en el proceso arbitral. Para arribar a esta conclusión, la Corte apreció que en la demanda arbitral no fue incluida la pretensión relacionada con el abuso del derecho, sino que ésta fue adicionada en la reforma de la demanda. Así las cosas, tal corporación consideró palpable que estas pretensiones ya habían prescrito cuando fueron formuladas dentro del proceso. Entonces, a pesar del amplio margen interpretativo que la Constitución reconoce a las autoridades judiciales o arbitrales, la aplicación final de la regla se consideró inaceptable por tratarse de una interpretación contraria al debido proceso y al principio de lealtad procesal.

     

    3. De otro lado, y en cuanto la procedibilidad de la acción de tutela, la Corte estimó que la tutela contra un laudo arbitral en materia civil resulta procedente, con independencia de que se hubiere agotado o se encuentre en curso el recurso extraordinario de revisión, toda vez que este mecanismo no es un medio idóneo ni eficaz para lograr la “protección” de los “derechos fundamentales” de las partes en el marco de los procesos arbitrales.

     

    4. Así las cosas, como los hechos constitutivos de violaciones al debido proceso y al derecho de defensa no están contemplados dentro de las causales que dan lugar al recurso de revisión -al tenor de lo preceptuado en el artículo 380 del C. de P.C.-, los defectos atribuidos al laudo pueden evidenciarse vía tutela.

     

    Ahora bien, establecido lo anterior, como se anotaba con anterioridad, se tiene que la Sala Plena de la Corte examinó muy recientemente la nulidad formulada contra la aludida sentencia T-790/10. Solicitud que denegó ratificando las consideraciones de la tutela: 

     

    1. Entonces, la Corte determinó que no era cierto que la Sentencia T-790 se hubiere fundamentado simplemente en una discrepancia interpretativa entre el tribunal de arbitramento demandado y la Sala Séptima de Revisión, como se alegaba por el peticionario de la nulidad.

     

    2. Para la Corte la ratio decidendi  de la sentencia censurada se fundaba en que la interpretación que hizo el tribunal demandado era contraria a los principios de debido proceso y lealtad procesal. De acuerdo con esta jurisprudencia, la prescripción se interrumpe en la medida en que efectivamente la demanda contenga dicha pretensión específica respecto de la cual está corriendo el término para su extinción, por que de lo contrario su inclusión en el texto de la reforma, acaecida ya la prescripción, podría revivir pretensiones ya fenecidas.

     

    Cordialmente, Hernando Herrera Mercado

Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.