Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

754CLÁUSULAS PATOLÓGICAS

Expand Messages
  • Fabricio Mantilla
    Jul 16, 2014
    Estimados colegas,


     
                                                       Envío adjunto el auto del Consejo de Estado de 27 de marzo de 2014 (Exp. 44628. Empresa Comercial de Servicios Integrales S.A. vs. Aguas Nacionales EPM S.A. ESP) en el cual se hace unas muy importantes precisiones sobre la validez de ciertas cláusulas compromisorias patológicas (i) y la imposibilidad de renunciar tácitamente a la cláusula compromisoria incluida en un contrato estatal.
     
              Resalto los apartes más importantes de la decisión:
     
     
    9. Por lo tanto, como quiera que las partes manifestaron inequívocamente su consentimiento plasmado en el contrato de elevar las posibles disconformidades que se suscitarán a un tribunal de arbitraje, se tiene que cumple con el requisito necesario para su perfeccionamiento, esto es su voluntad por escrito, máxime cuando en la misma se consagró que las mismas partes harían su designación, la sede del tribunal sería ‘la ciudad de Bogotá’ y el fallo seria ‘en derecho’; por consiguiente, de conformidad con los incisos 2º y 3º del artículo 115 del Decreto 1818 de 1998 los árbitros deben ser abogados inscritos y fundamentar su decisión en el derecho positivo vigente.
     
    10. Así las cosas, la clausula compromisoria se solemnizó y nació a la vida jurídica, de manera que si fuera voluntad de las partes deshacerla, modificarla o dejarla sin efectos, debieron proceder de forma expresa, pero sobre ello no obra documento en el expediente.
     
    11. Ahora bien, el recurrente señala que la cláusula compromisoria es ineficaz por haberse estipulado que el número de árbitros seria dos, cuando la ley señala un número diferente. No obstante, es de advertir que los contratos estatales crean un conjunto de derechos y obligaciones a las partes contratantes que tienen origen en dos fuentes principales, la  autonomía contractual y las normas comprendidas en el ordenamiento jurídico colombiano; por lo tanto, al lado de lo acordado por las partes, existen normas imperativas, es decir, normas inderogables por las partes que se integran al contrato y generan obligaciones y derechos para las mismas, bien porque existe un vacío o laguna respecto de un tema preciso, bien porque las partes pactaron en contra de tales leyes que, en atención a su naturaleza, no son susceptibles de modificación ni desestimación por los contrayentes; esto en concordancia con lo establecido por los artículos 16, 18 1603 del Código Civil, 871 del Código de Comercio, 38 de la Ley 153 de 1887, entre otros, aplicables a la contratación estatal en virtud de los artículos 13, 23, 28, 31 y 40 de la Ley 80 de 1993.
     
    12. En consecuencia, dado que no es un requisito indicar el número de árbitros para que la cláusula compromisoria sea válida, y que, conforme al inciso segundo del artículo 118 del Decreto 1818 de 1998, se entiende que el arbitraje es legal cuando las partes no determinan las reglas de procedimiento aplicables en la solución de su conflicto, basta con la sola aplicación de las normas referidas al procedimiento y a la integración del tribunal arbitral en tanto estas imperan sobre los vacío y deficiencias consagradas por las partes en el pacto arbitral.
    (…)
    14. De otra parte, es preciso aclarar que la Sala no le halla razón al demandante al señalar que la parte pasiva renunció a la cláusula compromisoria por no haber interpuesto recurso de reposición contra el auto admisorio, habida cuenta que conforme a la jurisprudencia de esta Corporación, especialmente la sentencia del 18 de abril de 2013, no es posible la renuncia tácita de la cláusula compromisoria entre las partes de un contrato estatal (…)”.
     
     
    Saludos cordiales,
     
     
                           Fabricio