Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

Quien rebusca yaguas viejas/El joven que quiso amar/Nuevo blog/Frape

Expand Messages
  • Puerto Rico Para Tod@s
    NOTA: HOY, martes a las 12 del mediodiía escucha por Radio Isla 1320 AM a la Relacionista de Puerto Rico Para Tod@s, Soraya Santiago, en el programa Prende el
    Message 1 of 1 , Apr 3, 2007
    • 0 Attachment
      NOTA: HOY, martes a las 12 del mediodiía escucha por Radio Isla 1320
      AM a la Relacionista de Puerto Rico Para Tod@s, Soraya Santiago, en
      el programa Prende el fogón.

      Puedes visitar http://www.radioisla1320.com para más detalles.

      En esta entrega:

      1. Escribe a la Legislatura

      2. Agradecemos y contamos contigo...

      3. Un nuevo blog sobre el Código Civil

      4. Quién rebusca yaguas viejas, encuentra cucarachas

      5. El Joven que Sólo Siempre Quiso Amar

      6. Frape apoya a los gays sin parejas

      Para ver estas y otras noticias, enviar tus mensajes a Legislatura y
      aportar a un Puerto Rico Para Tod@s, visita:

      http://www.prparatodos.org

      porque Puerto Rico somos tod@s,

      Puerto Rico Para Tod@s

      ---

      1.

      FAVOR DE REENVIAR ESTE MENSAJE A TODOS TUS CONTACTOS, EN Y FUERA DE
      PUERTO RICO, YA SEAN HETEROSEXUALES, LESBIANAS, GAYS, BISEXUALES O
      TRANSGENEROS - ES POR TOD@S...

      Visita ahora mismo este enlace y envia tu mensaje a la Legislatura:

      http://www.prparatodos.org/proyectoley.php

      Agradecemos profundamente a las cientos de personas, de todas las
      orientaciones sexuales e identidades de género, que han enviado
      sus mensajes a los/as legisladores/as para pedirles que voten a favor
      de los cambios en el Código Civil.

      Ahora te toca a ti, con solo pulsar el botón que lee 'Envia tu
      mensaje' que se encuentra en este enlace:

      http://www.prparatodos.org/proyectoley.php

      puedes enviar un email a los legisladores que tienen en sus manos
      decidir el futuro de este Código Civil.

      También puedes Preparar tu relato, tal y como lo diseñó la Coalición
      Orgullo Arcoiris, visitando:

      http://www.prparatodos.org/notis.php?
      action=fullnews&showcomments=1&id=371

      ¡ACTUA AHORA... es por tus derechos!

      ---

      2.

      Agradecemos a... y contamos contigo - es por tus derechos

      Queremos agradecer el donativo generoso de Axel F. Monroig por
      $50.00, quien nos envio la siguiente nota:

      "A Pedro Julio y todo su esquipo de trabajo, les agradezco por el
      entusiasmo y el tezón que le dedican al derecho por la igualdad. Que
      Dios les bendiga, les proteja y llene de impetu su espiritu para
      continuar trabajando para un Puerto Rico donde haya paz, igualdad,
      entusiamos para ser y dar lo mejor de todos nosotros. Estoy con
      ustedes en mi pensamiento y les deseo mucho exito en sus trabajos."

      Gracias Axel, por hacer la diferencia y ayudarnos a conseguir un
      Puerto Rico Para Tod@s.

      Recuerda que estamos en la recta final...

      Sólo quedan tres (3) meses antes de que finalice la actual sesión
      legislativa y cualquier acción sobre el Código Civil se tomará en
      estos próximos meses, por lo que nuestros derechos están a un paso de
      ser reconocidos. Tenemos que arreciar en nuestra lucha y dar el todo
      por el todo. En Puerto Rico Para Tod@s tenemos planes de impactar a
      la sociedad puertorriqueña con una campaña de medios nunca antes
      vista, pero tienes que apoyarnos. Estas próximas dos semanas serán
      cruciales para poder levantar el dinero necesario para lograr esta
      campaña mediática sin precedentes.

      Si eres lesbiana, gay, bisexual o transgénero (LGBT) o si eres
      heterosexual y crees en la libertad para tod@s, envía tu donativo por
      $20.07. Qué son $20.07 para ti... eso lo gastas en una salida al
      cine, a la discoteca, a un fast food. Con $20.07 por el 2007 para la
      organización Puerto Rico Para Tod@s, que lucha por ti, que lucha por
      tod@s... harás una gran diferencia. Haz como Axel:

      Sólo tienes que entrar a nuestro portal:

      http://www.prparatodos.org

      y pulsas el enlace que dice 'Make a donation' en la parte inferior
      izquierda de nuestra página de inicio.

      Si quieres enviar un cheque por $20.07 por el 2007, envíalo a la
      siguiente dirección: Puerto Rico Para Tod@s, Urb. San Rafael Calle 3
      E-20, Caguas, PR, 00725.

      ---

      3.

      Un nuevo blog sobre el Código Civil y otros temas

      Saludos.

      Hace poco retomé un blog que había comenzado hace un tiempo y que por
      varias razones no había seguido.

      La controversia por los cambios propuestos al Código Civil me
      motivaron a plasmar algunas ideas, en principio como desahogo, y
      espero que también para intercambiar ideas con otras personas.
      La aportación de tod@s sería bienvenida.

      Rafael

      Visitalo:

      http://henrypr.blogspot.com/

      ---

      4.

      http://www.prparatodos.org/notis.php?
      action=fullnews&showcomments=1&id=520

      Quién rebusca yaguas viejas, encuentra cucarachas

      por Soraya Santiago
      Relacionista
      Puerto Rico Para Tod@s

      Ante las más recientes posturas adoptadas y emitidas por las
      autoridades eclesiásticas y el gobierno de Puerto Rico en relación a
      la revisión del Código Civil, en torno a las parejas de hecho y el
      matrimonio entre personas del mismo sexo, yo me había pronunciado, en
      el escrito anterior, y publicado por PRparaTOD@S. Llevándonos, con
      ello, a dejar por sentado que somos un movimiento de vanguardia, de
      lucha y de consecución. Bajo cuya manta nos arropamos tod@s, aún
      aquell@s excluidos del instrumento constitucional que se supone
      ampare bajo su techo a tod@s por igual. Quién albergue no encuentre
      allí, aquí estaremos prestos y prestas para recibirte.

      Ante el temor y ante las posiciones verticales y contundentes de la
      Lic. Ada Conde, lider de los derechos humanos, Lic. Celina Romany,
      presidenta del Colegio de Abogadas y Abogados, Secretario de
      Justicia, Hon. Roberto Sánchez Ramos, de Taty Fernós, Procuradora de
      los derechos de la mujer, las escuelas de derecho, de la sociedad
      civil, de Ricky Martin, de Pedro Julio Serrano, a quién le resta una
      sola ristra de pellejo, las demás quedaron atrás por la causa, para
      jugársela en su ponencia, ante quienes entienden con el borrador del
      Código Civil y por una avalancha de personas que apoyan la
      eliminación del discrimen, por género, en dicho documento.

      Ante la ola tsunámica puertorriqueña que se ha levantado, provocada
      por los reclamos, justos y de humanos, les puedo asegurar que dicha
      ola no morirá en la orilla, y sí se alojará, perpetuándose, en el
      quehacer y en el derecho de esta Tierra. No se tiene que ser versado
      en derecho o constitucionalista para entender que, lo que la
      oposición exige, lleva visos inconstitucionales. Nos encontramos,
      ante una situación histórica, en dónde tenemos que, cómo lo más
      grande de la creación, demostrarlo y bajarle al mismo derecho, y a
      nuestros opositores, cómo humanos que somos, con el corazón en la
      mano.

      De no hacerlo así, tendremos que detenernos ante una encrucijada,
      pues la sociedad, en su proceso de transformación y cambio, no puede
      caminar por un lado y el derecho, y el pensamiento, por otro.
      Tenemos, no sólo, que comenzar a arrancárnos las espinas que puedan
      haber en algún corazón y con ellas elaborar los cimientos de un nuevo
      discurso que será la base, sobre la cuál nos apoyemos tod@s, en un
      nuevo Puerto Rico. El Puerto Rico soñado, el Puerto Rico Para Tod@s.

      Es, ante esta oleada que se han ido suavizando y modificando, no
      sólo, las posturas de las iglesias y sí de unos fanáticos inverbes y
      atascados en la ignoracia, lo mal sano y el tiempo, que ante dicho
      arrope han tenido que bajar la guardia y aliarse a ese nuevo pensar.
      Da pena escuchar a un Carnicero, tartamudear, en una entrevista
      radial, al quedarse sin argumentos, nunca los ha tenido, peor aún,
      quedarse desnudo de corazón. Y así pasará, de lo ridículo al cadalzo,
      pues las nuevas sociedades iran arrinconando, a tod@s los que no
      actualicen su forma de ver las cosas o su manera de pensar. Que
      entiendan de una vez y por todas, que el Puerto Rico de hoy no es el
      mismo de 50 años atrás. Ni lo será, dentro de la mitad de este nuevo
      siglo. ¿ Acaso no recuerdan, que el latín, desapareció, cómo lengua,
      por querer mantener su puresa y no dejar entrar nuevas palabras que
      lo enrriquecieran y lo llevaran a crecer? El mismo riesgo nos
      corremos hoy, ante la no modificación de postura y de pensamiento.

      El clero y el gobierno, en su sapiencia y su entendimiento, logró
      captar el mensaje social, que le llevó, no sólo a suavizar, y sí, a
      pronunciarse y a admitir públicamente, con el rabo, cómo perro
      asustao, metido entre las patas, que no es justo ni tolerable, añado,
      ni de cristianos, sostener una injusticia en contubernio con el
      discrimen y la desigualdad.

      Si bien son plausible y alentadoras dichas posturas, les advierto no
      nos pidemos dormir en los logros y mucho menos sobre los laureles.
      Tenemos que exigir derechos plenos, no medios derechos, como se
      piensan otorgar. Por nada del mundo podemos bajar la guardia antes,
      ni después, de que concluya el otorgue y la firma que lo eleve a
      rango de ley, pues se la pueden sacar de la manga. Les advierto, que
      se debe de buscar la forma, en que nuestras universidades, legos,
      filósofos, pensadores, sociólogos, psicólogos, psiquiátras, Báez y
      Galibes, y... tod@s l@s que puedan aportar al crecimiento de esta
      nueva sociedad, que lo haga.

      Para que los derechos que se otorguen no corra la misma suerte del
      discurso político - social - religioso en donde se rebuscaron yaguas
      viejas y aparecieron cucarachas. Tan mal parada quedó la sociedad, en
      su desigualdad, así como el clero. La familia tradicinal bajó al
      nivel del betún y el desconcierto, entre clero - estado ha sido el
      hazmereir de much@s. Unos se fueron por Ponce de León y otros
      cogieron por... Fernández Juncos. En donde vimos un gobernante por un
      carril y a la iglesia por otro. Característico, de una sociedad
      decadente, pero, que en un nuevo renacer, evoluciona, se transforma y
      cambia. Un - Basta -Ya, que proviene de lo más profundo de las
      gargantas, oprimidas y hasta hoy calladas que lo trajo a colación una
      de las glorias del derecho de este país, la Lic Conde, quién junto a
      Pedro Julio Serrano se han dado a la tarea de cargar con cruces muy
      pesadas, para algun@s, más no para ellos. Parece ser su misión o
      profesión de vida, el ayudar y cargar hasta un madero.

      Habiéndose corregido, tanto el gobierno, de igual manera la iglesia,
      y ambos cantándole al universo, siempre he dicho: Es mejor corregir
      un error, a tiempo, a permitir el que un disparate siga corriendo.
      Ya era hora. Alternativa no les quedaba. Y a falata de pan, galleta.

      Que quede bien claro, que nos mantemos en pie de lucha y con el puñal
      en la boca. List@s para la batalla! Que cómo militante de Puerto Rico
      Para Tod@s, les aconsejo a ambos, iglesia - estado, que continúen
      bajando la guardia y suavizando sus posturas, pues por el contrario:
      Es mejor una retirada a tiempo, que una derrota humillante.

      ---

      5.

      http://www.prparatodos.org/notis.php?
      action=fullnews&showcomments=1&id=521

      El Joven que Sólo Siempre Quiso Amar

      por Eric Jackson

      Habían pasado cinco años desde la primera vez que quiso amar. Iván
      sólo siempre quiso amar. Pero el temor no lo dejaba decirlo ni
      hacerlo. Calló su amor y lo guardó para sí. Solo él conocía su
      secreto. Y el silencio lo torturaba, lo atormentaba por dentro; su
      espíritu quería volar en las alas del amor eterno, pero su mente, o
      su cuerpo—él no sabía qué—no le permitían hacerlo. No podía decir te
      amo. No podía decir quiero besar tus labios, quiero recostar mi
      rostro sobre tu pecho.

      Todo comenzó una bella y brillante tarde en un pasillo solitario de
      una escuela superior de San Juan. Iván siempre había observado las
      aventuras y los movimientos de José. Había algo en él que le atraía.
      Pero Iván no sabía lo que era: su rostro? su cabello marrón? su
      cuerpo viril? su voz?

      Esa tarde, luego que la escuela ya había cerrado, Iván y José se
      recostaron sobre el suelo del pasillo solitario, y allí sólos y en
      silencio, comenzaron a hablar. Y ese día, cuando Iván tenía sólo
      diecisiete años, fue el día que la fuerza del amor íntimo lo visitó
      por primera vez.

      José tambien tenía diecisiete años. Pero él era diferente. Los otros
      estudiantes siempre lo llamaban, buscaban su atención, y en las
      noches, lo llevaban a las discotecas de la ciudad donde todos los
      jovenes gustaban reunirse.

      Iván sólo estudiaba y escribía poemas e historias de mil cosas. En
      las noches casi no salía de la casa de sus padres, viendo televisión
      y estudiando sus tareas de la escuela. Pero desde aquella tarde no
      dejaba de pensar en esos sentimientos que habían tomado nombre y
      cuerpo: José. El bello José. Y como Iván nunca habló del gran amor
      que lo consumía, en esos días tambien conoció la tristeza. Era una
      tristeza derrotista y acapadora de todas las horas y los minutos de
      su vida. Las lagrimas de amar en silencio, en secreto, siempre lo
      acompañaban en el día y lo despedían en la noche antes de dormir.
      Había Iván conocido el amor, pero tambien había conocido el dolor de
      amar en silencio. Muchas veces quiso morir, pero nunca intentó
      terminar con su vida. El simplemente aprendió a vivir en el dolor y
      en el silencio.

      Así fueron los tiempos del primer amor de Iván. Pasó un año e Iván
      sólo anhelaba compartir y estar cerca al joven a quien amaba. Por que
      él sabía que eso era el significado de la llama que dominaba su
      mente, su cuerpo, su sexo. Eran los sentimientos del amor. Las mismas
      cosas que sus amigas comentaban sobre sus noviecitos, esas mismas
      cosas las sentía Iván por José. El deseo de abrazarlo, de estar con
      él, de acariciarlo, de besarlo. Mirar a la luna en la noche en total
      silencio; cogidos de manos. Solos. Los dos.

      Pero Iván nunca le confesó a José que él lo amaba. Iván guardó su
      amor como el más íntimo secreto de su vida. Y en un año, la escuela
      superior terminó para los dos e Iván se despidió de José sin nunca
      decirle te amo. La soledad era su única compañía. Y pensaba él que en
      todo el resto del vasto mundo, él era el único hombre que
      secretamente amaba a otro hombre.

      Al comenzar su primer año de universidad, Iván logró distraerse un
      poco. Pero pronto ocurrió otra vez. Iván conoció a otro joven de su
      colegio y se volvió a enamorar. El colegio obsequiaba grados a
      completarse en dos años. Otra vez, volvió a pasar el tiempo e Iván
      nunca se atrevió a confesar su amor. Nuevamente amó en silencio.
      Ahora hasta se había convertido a la religión. Una iglesia que
      promovía fuertemente el matrimonio entre el hombre y la mujer, la
      procreación y el trabajo misionero en el extranjero para los jóvenes
      de la iglesia. Iván creía en su iglesia; era ahora devoto,
      participando en todos los eventos sociales de la congregación,
      pagando diezmo, asistiendo a los servicios todos los domingos. Hasta
      daba clases de escuela dominical a otros miembros de la iglesia.

      Cuando Iván asistía a la universidad, todos los demás estudiantes lo
      conocían como el "joven cristiano." Pero Iván sabía certeramente,
      indudablemente, que él estaba nuevamente enamorado de otro hombre.
      Giován, era su nombre. Y por el temor que siempre lo dominó desde la
      escuela superior, y ahora por su dedicación a la iglesia, Iván
      nuevamente amó y sufrió en silencio.

      Cuando llegó el momento de graduarse del colegio, tras dos años de
      mucho dolor, Iván no planeaba continuar estudios universitarios al
      momento tal y como la mayoría de los otros estudiantes. Iván le había
      seguido los pasos a los otros jóvenes de su iglesia y había decidido
      convertirse en misionero cristiano a tiempo completo en un país
      extranjero. Como buen miembro de su iglesia, debía servir dos años de
      misión en otro país, y al terminar, debía casarse con una mujer,
      formar una familia con muchos hijos y dedicarse a predicar el
      evangelio por el resto de su vida.

      Pero algó ocurrió siete días antes de Ivan abordar el avion que lo
      llevaría a Centro América a su misión cristiana. El escribió una
      carta para ese otro joven estudiante de quien él se había enamorado—
      para Giován. Después de dos largos años de vivir ocultando sus
      sentimientos, sin atreverse a confesar su amor, Ivan había encontrado
      la fuerza para escribir una carta. La carta era una confesión de amor.

      A eso del mediodía Iván se acercó a Giován y le dijo, "Podría hablar
      contigo esta tarde, luego que termines tu última clase?"

      "Claro," Giován le contestó sin siquiera preguntar de qué Iván quería
      hablar. "Me encuentras en el carro."

      Iván esperó sentado en un banquillo cerca del salón donde él siempre
      se sentaba a esperar que Giován saliera de la última clase del día y
      observarlo cuando él, sin saber que Iván lo miraba y le seguía sus
      pasos, caminaba hasta su auto.

      Así ocurrió. Giován terminó su última clase y caminó hasta su auto.
      Minutos después, Iván llegó.

      "Lo que te voy a decir," Iván dijo con voz temblorosa, "te lo había
      querido decir hace tiempo."

      "Okay," Giován dijo simplemente, con la misma bella sonrisa que por
      dos años había cautivado el corazón de Iván.

      "Lo escribí en una carta," Iván respondió, al momento que
      tímidamente, y hasta con temor de ser agredido con un golpe a su
      rostro, extendió su mano y le entregó la carta a Giován.

      Giován frungió el ceño y comenzó a leer:

      Querido Giován:

      En siete días abordaré un avión que me llevará a Costa Rica a cumplir
      dos años como misionero cristiano. Pero estoy dispuesto a abandonar
      la iglesia hoy mismo por el amor que siento por ti. Tu rostro es el
      de un angel para mí. Tus ojos brillan y me iluminan en la oscuridad
      de todos estos sentimientos que he callado por tanto tiempo. Me gusta
      tu sonrisa y tu caminar. Me gustaría salir contigo y compartir
      juntos. Quisera que fueras mi novio, mi compañero. Te quiero besar,
      te quiero abrazar. Quiero estar a tu lado por siempre. No sabes
      cúanto siento que te quiero. Cuando pienso en hacer el amor, pienso
      sólo en tí. Muchas veces, en mis pensamientos y en mis sueños, me he
      visto acariciando tu cuerpo, besando tus labios y tomando tu sexo.
      Eso es lo que siento. Nunca te lo había dicho, pero estoy enamorado
      de ti. Si aceptas hoy mi amor por ti me quedaré en Puerto Rico y no
      me convertiré en misionero. Quiero que me digas sinceramente si
      sientes algo por mi. He sido honesto contigo por que te quiero y
      quisiera que fueramos compañeros. Dime qué sientes por que no quiero
      seguir viviendo callando mi amor por tí.

      Con mucho amor,

      Iván.

      Giován permaneció en silencio por unos segundos. Su rostro estaba
      serio. Sus brillantes ojos marrón pestañearon varias veces. Con
      delicadeza dobló la carta de Iván y se la devolvió. Iván la aceptó
      con manos temblorosas; en cualquier momento esperando que Giován
      cerrara su puño y lo golpeara en el rostro. Pero no ocurrió así.
      Giován lo miró en silencio hasta que habló por fin.

      "Por qué haces esto?" Giován preguntó. "Te vas de misionero en siete
      días."

      Iván no tenía palabras en sus labios. Sólo bajó la cabeza y miró al
      suelo.

      "No puedo hacer lo que me pides," Giován afirmó. "No puedo."

      "Por qué?" Iván logró preguntar.

      "Por que no puedo," Giován repitió.

      "No quieres que seamos novios?"

      "No!" Giován dijo firmemente. "Y eres misionero. Piensa en eso."

      Iván sonrió un poco. Pero en realidad quería llorar.

      "Está bien," dijo. "Te entiendo. Gracias por escucharme."

      Giován asintió, ahora con una sonrisa.

      Iván se dió vuelta y se marchó, caminando lentamente y sin mirar
      atrás. Contuvo sus deseos de llorar y recordó que la vida no acabaría
      en este momento. El tenía toda una vida por delante. Y en siete días,
      comenzaría su misión cristiana. Con una sonrisa nerviosa destruyó en
      mil pedazos la carta a Giován y la desechó en un zafacón. En su
      mente, éste corto encuentro nunca sucedió. No pasó nada. Lo que había
      escrito era una locura. Cómo era posible que hubiese estado dispuesto
      a abandonar su iglesia y su misión por el `amor' de Giován? Eso no
      era posible. Nunca sucedió. Nunca.

      Entonces, cuatro meses después, cuando Iván ya estaba en Costa Rica
      cumpliendo su deber como misionero, el amor que él tan bien ya
      conociá lo volvió a visitar. Esta vez se enamoró de su compañero de
      misión, un joven norteamericano.

      Los misioneros vivían en pares de varones. Y estaban juntos
      veinticuatro horas al día, los siete días de la semana. El amor que
      nuevamente visitó a Iván, vino esta vez acompañado de un deseo
      desgarrador por el sexo.

      En esta ocasión, Iván no confesó nada. Ya conocía lo que era amar y
      sufrir en silencio. Pero él ya no quería seguir sufriendo. Una noche,
      sin que su compañero de misión lo descubriera, Iván fue al botiquín
      del baño del apartamento y en un segundo fugáz tomó una botella con
      pastillas para el dolor de cabeza—unas cuarenta o sesenta píldoras.
      En un segundo las llevó a su boca y las absorbió todas con un vaso de
      agua fresca. En silencio, regresó a la habitación que compartía con
      el otro misionero y se acostó a dormir en su cama.

      Cuando la mañana siguiente llegó, Iván no despertó al tiempo usual.
      Su compañero de misión lo trató de despertar y se dió cuenta que Iván
      casi no estaba respirando, su pulso era lento y el corazón casi no
      estaba palpitando.

      Aterrorizado, el misionero tomó el teléfono y llamó al presidente de
      la misión, quien rápidamente le dijo que llamara a una ambulancia.
      Los enfermeros de emergencias se llevaron a Iván al hospital y pronto
      se percataron que esto había sido un intento de suicidio. Así lo
      revelaron al presidente norteamericano de la misión cristiana que
      supervisaba a Iván y a otros trecientos misioneros en el país. El
      presidente de misón era un hombre muy respetado. Representaba a una
      iglesia muy poderosa en los Estados Unidos.

      Días después, cuando Iván ya había sido dado de alta del hospital, él
      le confesó todo a su presidente de misión. Le dijo que en varias
      ocasiones se había enamorado de otros hombres y que ahora había
      sucedido con su compañero de misión. El presidente de la misión
      preguntó si Iván había mantenido el celibato. Al Ivan contestar
      que `sí', el presidente le dijo que eso era lo que Jesucristo
      esperaba de él y que ya que él sólo había pecado con su corazón y no
      con su cuerpo, pues podía continuar siendo misionero.

      Por el resto de los dos años siguientes, Iván fue visitado por un
      trabajador social de la iglesia, quien utilizando la biblia, intentó
      ayudar a Ivan a olvidar aquello que el llamaba `amor' y lo ayudó
      tambien a nunca actuar en sus deseos de tener sexo o a nunca otra vez
      intentar el suicidio

      Durante toda su misión, Iván siempre estuvo conmovido por una gran
      tristeza y trató tenázmente de no volverse a enamorar, y sobre todo,
      de no tener sexo—lo cual nunca sucedió por que, para un misionero,
      tener sexo era un pecado capital. Al momento de Iván terminar su
      misión y abordar el avión que lo llevó nuevamente a Puerto Rico, él
      sólo quería morir de tanta tristeza.

      Sólo regresó a Puerto Rico por cuatro meses. La iglesia en la isla no
      sabía lo que le había pasado a Iván en Costa Rica. Habiendo sido Iván
      un misionero, la iglesia ahora lo quería preparar para el matrimonio
      con una mujer cristiana y para ser uno de los líderes de su
      congregación. Iván logró convencerlos de que antes de casarse él
      quería continuar estudios de universidad y como la iglesia tenía una
      universidad en los Estados Unidos, eso fue lo que hizo. Empacó una
      maleta, se despidió de su familia y de la congregación, y viajó a los
      Estados Unidos a estudiar en la universidad de su iglesia.

      Iván estaba ahora un poco más libre. Ya no era misionero. Era
      nuevamente un estudiante de universidad. Allí conoció a algunos
      estudiantes que, aunque eran tambien cristianos y habían tambien
      servido misión, los fines de semana se escapaban para las discotecas
      gay de la ciudad.

      Ivan pudo verse a si mismo en muchos de sus nuevos amigos. Y estaba
      perplejo ante aquellos que le decían que ya tenían sexo o que tenían
      pareja del mismo sexo.

      Fue entre estos nuevos amigos que Iván conoció a Mikaél, un joven de
      Canadá que le confesó que él decidió no ser misionero por que siempre
      supo que era gay.

      Iván y Mikaél comenzarón a compartir mucho tiempo juntos, en la
      cafetería, en la biblioteca, en el parque. Hasta que una noche Mikaél
      visitó el pequeño apartamento de estudiante de Iván.

      Frente a una chimenea, recostados sobre la alfombra cerca el uno del
      otro, Iván y Mikaél escucharon música y conversaron de mil cosas
      hasta que las palabras se hicieron innecesarias. Llegó un momento en
      que Iván y Mikaél se miraron fijamente a los ojos, y sin expresar
      palabras, se acercaron más y más hasta que podían casi escuchar los
      latidos de sus dos corazones.

      Mikaél llevó sus dedos hasta el rostro de Iván y lo acarició
      suavemente. Iván respondió con una sonrisa y se acercó aun más,
      aunque su corazón palpitaba tan fuerte que pensó iba a desligarse de
      su pecho. Pero había algo en Mikaél que le decía, todo está bien,
      todo está bien. En un segundo eterno, ambos cerraron sus ojos y
      juntaron sus labios en un fuerte beso. Todo lo demás, ocurrió en
      silencio. Se besaron más y más hasta que ambos se despojaron de sus
      ropas y tuvieron sexo—pareció que por toda la noche—hasta que el
      cansanció los venció y le dieron la bienvenida al mundo de sus sueños.

      Cuando llegó la mañana, Mikaél le preparó desayuno a Iván, quien
      vestía una sonrisa de paz en su rostro.

      Mikaél se despidió con un corto beso y prometió volver.

      Iván lo vió partir, caminando bajo el suave sol de la mañana y sobre
      las hojas caídas de los arboles que adornaban el camino hacia la
      universidad.

      Un sentido de paz parecía haberse apoderado de Iván. Hoy no estaba
      triste. Su rostro no dejaba de sonreir allí en silencio, consigo
      mismo. Pero el silencio que él vivía en esta mañana, era el silencio
      del recuerdo de una noche de intimidad y de amor con sexo.

      Iván sabía que la noche que él había vivido, esa noche de pasión, era
      el comienzo de una nueva vida para él.

      Habían pasado cinco años desde la primera vez que quiso amar. Hoy
      Iván había amado por primera vez. Hoy Iván estaba feliz y en paz
      consigo mismo. Por primera vez.

      ---

      6.

      http://www.primerahora.com/noticia/otras_panorama/noticias/frape_apoya
      _a_los_gays_sin_parejas/44969

      Frape apoya a los gays sin parejas

      martes, 3 de abril de 2007
      Firuzeh Shokooh Valle / Primera Hora

      A los homosexuales y a las lesbianas se les pueden reconocer
      derechos "siempre y cuando" no tengan una pareja.

      El coordinador de la Comisión de Asuntos Legislativos de la
      Fraternidad Pentecostal (Frape), Reinaldo Arroyo, precisó ayer que la
      organización religiosa -que agrupa a 2,300 iglesias en la Isla- no ha
      cambiado su postura sobre las uniones de hecho de parejas del mismo
      sexo. Indicó que aunque les reconocen derechos humanos básicos a los
      homosexuales y las lesbianas, rechazan que el Estado les otorgue
      derechos de sucesión, de bienes gananciales y de beneficios de
      seguros, entre otros.

      El borrador del Libro de las Instituciones Familiares de la revisión
      del Código Civil de Puerto Rico reconoce a las uniones de hecho
      heterosexuales y de parejas del mismo sexo. El presidente de la
      Frape, Efraín Márquez y el arzobispo de San Juan, Roberto González
      Nieves, entre otros líderes religiosos, se opusieron a esta
      disposición ante la Legislatura.

      "Pueden tener derechos siempre y cuando no estén en pareja, de
      protección legal, educación, a la vida. Pero una vez un homosexual
      tiene pareja, ya no debe tener derechos. El presidente de la Frape no
      les reconoce derechos a las parejas homosexuales", dijo Arroyo a
      PRIMERA HORA para aclarar expresiones de Márquez luego de un desayuno
      de oración convocado por el Gobernador la semana pasada.

      Cuando un homosexual tiene una pareja ¿deja de ser una persona que
      merece que se le respeten sus derechos?

      -No deja de ser una persona con derechos. Pero una cosa es reconocer
      la entidad de la pareja homosexual y otra a la persona homosexual.

      Pero, si tienen pareja, ¿todavía se les deben respetar sus derechos
      humanos básicos?

      -Sí, pero como individuos, no como pareja, o uniones de hecho. Se
      habla del derecho a la dignidad, pero ellos viven de una manera
      indigna. Dios estableció cuál debe ser el uso adecuado del sexo, que
      es entre un hombre y una mujer.

      ¿No cree que el derecho a tener una familia también es un derecho
      humano?

      -No creemos que una pareja de homosexuales sea una familia.
    Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.