Loading ...
Sorry, an error occurred while loading the content.

Washington's Weapon to Create a Migratory Crisis

Expand Messages
  • Walter Lippmann
    (Version en espanol debajo.) ============================= Washington’s Weapon to Create a Migratory Crisis By Andres Gomez, Director of Areitodigital AIN -
    Message 1 of 1 , Feb 16, 2006
    • 0 Attachment
      (Version en espanol debajo.)
      =============================

      Washington’s Weapon to Create a Migratory Crisis
      By Andres Gomez, Director of Areitodigital

      AIN - February 16, 2006

      One of the consistent policies of Washington's aggression against
      Cuba has been promoting legal and illegal emigration from the island
      to the United States.

      Since November 1966, 39 years ago, the Cuban Adjustment Act has been
      the weapon by which the US has achieved this destabilizing policy. It
      has not only been used to steal Cuba’s scientists, professionals,
      technicians and other skilled individuals --especially in the early
      years of the Revolution--, but it has also served as a reserve weapon
      to provoke a migratory crisis to justify an eventual US military
      aggression.

      The Cuban Adjustment Act provides automatic permanent residency for
      almost all Cubans arriving legally or illegally after one year and
      one day in the US.

      No immigrant from any other nation has this privilege.

      At present, as always in the past, one of the main purposes of this
      policy has been to attract illegal immigration from Cuba to use it in
      the propaganda war against the Revolution.

      The consequences of the illegal migration for those Cubans that
      attempt to reach the US is of little concern, much less, for those
      that criminally risk the lives of their small children in crossing
      the dangerous sea.

      At the end of the fiscal year which ended last September 30th, the US
      Coast Guard Service reported having intercepted 2,712 Cubans at sea,
      over double the 1,225 reported in 2004.

      The figure for 2005 is the third highest of Cubans intercepted in the
      Florida straights during the last 12 years. The highest had been
      reported in 1993 with 3,656 and 1994 when over 30,000 Cubans
      emigrated illegally due to the so called migratory crisis between the
      two countries.

      The 1994 and 1995 migratory accords signed between Havana and
      Washington, and which emerged due to the crisis in August 1994, are
      still in effect. These, force the US to return all those intercepted
      at sea by US authorities to Cuba, except the cases in which political
      persecution could be proven to justify exile in the United States.

      The accords were designed to discourage those that would consider
      emigrating illegally by sea. But the Bush administration has
      deliberately failed to comply with Washington’s part of the
      agreements. To the contrary, the White House has used it to provoke
      more illegally departures from the island.

      Although the Coast Guard says that only 2.5 percent of the Cubans
      intercepted are granted political asylum, the public understanding,
      the public perception in Cuba and among the Cuban community in Miami
      is not the same.

      And since that is not the perception, more and more people continue
      to illegally leave the island by sea causing fatal consequences.

      According to studies carried out by Cuban experts on the island, it
      is estimated that at least 15 percent of those that attempt to cross
      the sea die before reaching the US.

      The figures given by the Coast Guard and by the Miami press are very
      different, reporting only 39 confirmed deaths during the 2005 fiscal
      year. However, during one regrettable incident alone, in August of
      last year, 31 passengers on board a 28-foot speed boat leaving
      Matanzas were declared missing.

      The US Coast Guard reported that the interceptions in high seas have
      been characterized as violent confrontations with authorities and by
      the deaths of immigrants.

      According to the same authorities, the Cubans are taken to the US on
      speed boats by a network of criminals specialized in human
      trafficking, former drug traffickers, based in southern Florida which
      now find contraband of humans more lucrative than drugs.

      These criminals charge 8 to 12 thousand dollars per person,
      overcrowding the small vessels. The majority of those that attempt to
      emigrate are individuals that have relatives in the United States,
      others who do not qualify to be considered as legal immigrants in the
      US, or those who do not want to wait their turn in the annual quota,
      assigned under the migratory treaties for legal immigrants.

      As part of the systematic public campaign against Cuba, a
      spokesperson from the State Department recently said that the new
      wave of illegal Cuban immigrants is due to the increase of the
      regime’s repressive policies and the collapse of the Cuban economy.

      Meanwhile, according to official figures, during the 2005 fiscal
      year, 3,612 Dominicans were picked up at high seas attempting to
      illegally reach the US (900 more than Cubans intercepted) and in
      2004, 3,229 Haitians were also picked up (2,000 more than the 1,225
      Cubans that fiscal year).

      The Brazilian daily O Globo recently published an article on illegal
      immigrants in the US, quoting official sources, pointing out that
      during the first semester of 2005, 27,396 Brazilians were stopped
      from illegally crossing US borders, an average of 4,556 per month and
      152 a day. In 2004, a total of 1,160,000 foreigners, were stopped by
      attempting to illegally enter the US, 93 percent of them (close to
      1,080,000) were Mexicans.

      It would be important to remind the US State Department that none of
      those undocumented immigrants has a bit of socialism in their system;
      because they are from client states of the US, whose economies cannot
      collapse because they have always been in a state of ruin; and as is
      publicly known, that all those nations suffer cruel repressive
      policies whose victims are counted by the thousands per year. None of
      these citizens can receive the benefits of the Cuban Adjustment Act
      if they successfully enter the US illegally. On the contrary, they
      are persecuted.

      This despicable policy that uses Cubans, and above all their
      children, as bait must come to an end.

      The Cuban Adjustment Act should be repealed as well as an increase
      made in the number of visas for those Cubans that want to emigrate
      legally and comply with the requirements demanded by US regulations,
      thus providing a safe and legal emigration for them and their
      children. The US should also end the genocidal policy of blockade and
      other aggressions and instead respect the rights of the Cuban people
      to live and develop in peace.

      La Ley de Ajuste Cubano Arma de Washington
      para crear una crisis migratoria

      Por ANDRÉS GÓMEZ, director de Areítodigital

      Una de las constantes de la política de agresión permanente de los
      gobiernos de Estados Unidos en contra de Cuba ha sido el uso de la
      promoción de la emigración legal e ilegal de Cuba a Estados Unidos.

      Desde noviembre de 1966, hace 39 años, la Ley de Ajuste Cubano ha
      sido el arma a través de la cual los Estados Unidos han instrumentado
      esa política desestabilizadora. No solo la ha utilizado para robarle
      al país, especialmente durante los primeros años del proceso
      revolucionario, sus científicos, profesionales, técnicos y otros
      individuos más capacitados, sino también siempre la ha utilizado como
      arma de reserva a través de la cual pudiera provocar una crisis
      migratoria entre los dos países que justificaría una eventual
      agresión militar.

      La Ley de Ajuste Cubano hace elegible de manera automática para
      recibir residencia permanente, pasados un año y un día de su llegada
      a este país, a casi todos los cubanos, llegados legal e ilegalmente.
      De sobra sabemos que ninguna otra nacionalidad tiene este privilegio.

      Actualmente, como siempre ha sido, uno de sus propósitos principales
      ha sido incentivar la emigración ilegal de Cuba, para utilizar esta
      con fines propagandísticos en contra del proceso revolucionario.

      No importan las consecuencias que esta emigración ilegal tenga para
      los cubanos que la intentan, sobre todo, para los que criminalmente
      la arriesgan trayendo a sus hijos menores en esa azarosa travesía por
      mar.

      En el año fiscal que terminó el 30 de septiembre pasado, el Servicio
      de Guardacostas de Estados Unidos dejó saber que había interceptado
      en alta mar a 2 712 cubanos, más del doble (1 225) que fueron
      interceptados durante el año fiscal 2004.

      La cifra del año fiscal 2005 es la tercera más alta de cubanos
      interceptados en alta mar en los últimos doce años; superiores fueron
      las cifras de 1993 (3 656) y 1994 cuando emigraron, ilegalmente por
      mar, más de treinta mil cubanos producto de la última crisis
      migratoria entre ambos países.

      Los acuerdos migratorios de 1994 y 1995, hoy válidos, firmados entre
      ambos gobiernos debido a esa crisis migratoria de agosto de 1994,
      obligan a Estados Unidos a devolver a Cuba a todo cubano interceptado
      en alta mar por autoridades norteamericanas, excepto casos en los que
      pueda probarse persecución política que justifique el asilo en
      Estados Unidos.

      Esto se estipuló en los acuerdos para disuadir a los que pudieran
      considerar emigrar ilegalmente por mar. Pero, la Administración de
      Bush, con toda intención, no ha cumplido esa parte esencial de los
      acuerdos. Al contrario, la ha utilizado para provocar más salidas
      ilegales de Cuba.

      Aunque el Servicio de Guardacostas mantiene que solo al 2,5% de los
      cubanos interceptados en alta mar se le otorga asilo político, el
      entendimiento público, la percepción pública, en Cuba y en la
      comunidad cubana en Miami, no es esa. Y porque no es esa la
      percepción que se tiene, siguen saliendo más personas ilegalmente de
      Cuba por mar provocando fatales consecuencias.

      En estudios realizados por expertos cubanos en la Isla sobre esta
      situación se estima que al menos 15% de los que intentan cruzar por
      mar a los Estados Unidos mueren en el intento.

      Las cifras dadas por el Servicio de Guardacostas y por la prensa de
      Miami son muy diferentes, mantienen que solamente hubo 39 muertes
      confirmadas en esa travesía durante el año fiscal 2005. Aunque solo
      en un lamentable suceso, a mediados de agosto pasado, 31 pasajeros,
      de una lancha de 28 pies de eslora salida por Matanzas, fueron
      declarados desaparecidos.

      De acuerdo con el Servicio de Guardacostas, las intercepciones en
      alta mar se han caracterizado por enfrentamientos violentos con las
      autoridades y por la muerte de los inmigrantes.

      Según las mismas autoridades, estas personas son traídas cada vez
      más, en lanchas rápidas, por una red de delincuentes especializados
      en el tráfico humano ?antiguos narcotraficantes?, radicados en el sur
      de la Florida, que ahora encuentran este contrabando más lucrativo
      que el de las drogas.

      Cobran desde $8 000 a $12 000 dólares por persona, a quienes
      malvadamente abarrotan en las pequeñas lanchas. En su inmensa mayoría
      los que intentan inmigrar son individuos que tienen familiares en
      Estados Unidos, quienes no califican para ser considerados como
      emigrantes legales en Estados Unidos, o que no quieren esperar su
      turno en la cuota anual, asignada por los tratados migratorios, para
      los inmigrantes legales.

      Como parte de su sistemática campaña pública en contra de Cuba,
      recientemente un vocero del Departamento de Estado dijo que la nueva
      ola de inmigrantes ilegales cubanos se debe al sistema imperante en
      la Isla, el aumento de las políticas represivas del régimen y el
      desplome de la economía cubana.

      Resulta que según cifras oficiales, durante el año fiscal 2005 fueron
      también interceptados en alta mar intentando entrar ilegalmente en
      EE.UU. 3 612 dominicanos (900 más que los cubanos interceptados), y
      en el 2004 fueron interceptados 3 229 haitianos (2 000 más que los 1
      225 cubanos interceptados ese año fiscal).

      El diario brasileño O Globo en un reciente artículo sobre el tema de
      los inmigrantes ilegales en Estados Unidos, citando fuentes
      oficiales, señala que durante el primer semestre del año fiscal 2005,
      fueron detenidos intentando cruzar ilegalmente las fronteras
      estadounidenses, 27 396 brasileños, una media de 4 556 por mes y 152
      por día. Y en el año 2004 fueron detenidos intentando entrar
      ilegalmente a este país un total de 1 160 000 extranjeros, 93% de
      ellos (cerca de 1 080 000) eran mexicanos. Sería importante
      recordarle al Departamento de Estado que ninguno de los países
      natales de esos inmigrantes indocumentados tiene una pizca de
      socialismo en su sistema; porque son estados clientes de EE.UU. sus
      economías no pueden desplomarse porque siempre han estado en la
      ruina; y, es de amplio conocimiento público, que diariamente todos
      esos pueblos sufren crueles políticas represivas, cuyas víctimas
      anualmente se cuentan en los miles. Ah, y ninguna de esas
      nacionalidades puede acogerse a los beneficios de una Ley de Ajuste
      Cubano si lograra entrar ilegalmente a este país, al contrario, se
      les persigue con saña.

      Que se dé fin a una despreciable política que utiliza a nuestros
      compatriotas, sobre todo a nuestros hijos menores, como carne de
      cañón. Que se anule la Ley de Ajuste Cubano; que se aumente el número
      de visas de emigrante a aquellos cubanos que quieran emigrar, y que
      cumplan los requisitos exigidos por las regulaciones de Estados
      Unidos, y así lo hagan legalmente y de manera segura, para ellos y
      para sus hijos; que Estados Unidos dé fin a la política genocida del
      bloqueo y al resto de su política de agresión permanente y, en vez,
      respete el derecho del pueblo cubano a vivir y a desarrollarse en
      paz. Y, entonces, verán.

      La Ley de Ajuste Cubano Arma de Washington para crear una crisis
      migratoria Por ANDRÉS GÓMEZ, director de Areítodigital

      Una de las constantes de la política de agresión permanente de los
      gobiernos de Estados Unidos en contra de Cuba ha sido el uso de la
      promoción de la emigración legal e ilegal de Cuba a Estados Unidos.
      Desde noviembre de 1966, hace 39 años, la Ley de Ajuste Cubano ha
      sido el arma a través de la cual los Estados Unidos han instrumentado
      esa política desestabilizadora. No solo la ha utilizado para robarle
      al país, especialmente durante los primeros años del proceso
      revolucionario, sus científicos, profesionales, técnicos y otros
      individuos más capacitados, sino también siempre la ha utilizado como
      arma de reserva a través de la cual pudiera provocar una crisis
      migratoria entre los dos países que justificaría una eventual
      agresión militar.

      La Ley de Ajuste Cubano hace elegible de manera automática para
      recibir residencia permanente, pasados un año y un día de su llegada
      a este país, a casi todos los cubanos, llegados legal e ilegalmente.
      De sobra sabemos que ninguna otra nacionalidad tiene este privilegio.
      Actualmente, como siempre ha sido, uno de sus propósitos principales
      ha sido incentivar la emigración ilegal de Cuba, para utilizar esta
      con fines propagandísticos en contra del proceso revolucionario. No
      importan las consecuencias que esta emigración ilegal tenga para los
      cubanos que la intentan, sobre todo, para los que criminalmente la
      arriesgan trayendo a sus hijos menores en esa azarosa travesía por
      mar.

      En el año fiscal que terminó el 30 de septiembre pasado, el Servicio
      de Guardacostas de Estados Unidos dejó saber que había interceptado
      en alta mar a 2 712 cubanos, más del doble (1 225) que fueron
      interceptados durante el año fiscal 2004. La cifra del año fiscal
      2005 es la tercera más alta de cubanos interceptados en alta mar en
      los últimos doce años; superiores fueron las cifras de 1993 (3 656) y
      1994 cuando emigraron, ilegalmente por mar, más de treinta mil
      cubanos producto de la última crisis migratoria entre ambos países.

      Los acuerdos migratorios de 1994 y 1995, hoy válidos, firmados entre
      ambos gobiernos debido a esa crisis migratoria de agosto de 1994,
      obligan a Estados Unidos a devolver a Cuba a todo cubano interceptado
      en alta mar por autoridades norteamericanas, excepto casos en los que
      pueda probarse persecución política que justifique el asilo en
      Estados Unidos. Esto se estipuló en los acuerdos para disuadir a los
      que pudieran considerar emigrar ilegalmente por mar. Pero, la
      Administración de Bush, con toda intención, no ha cumplido esa parte
      esencial de los acuerdos. Al contrario, la ha utilizado para provocar
      más salidas ilegales de Cuba.

      Aunque el Servicio de Guardacostas mantiene que solo al 2,5% de los
      cubanos interceptados en alta mar se le otorga asilo político, el
      entendimiento público, la percepción pública, en Cuba y en la
      comunidad cubana en Miami, no es esa. Y porque no es esa la
      percepción que se tiene, siguen saliendo más personas ilegalmente de
      Cuba por mar provocando fatales consecuencias.

      En estudios realizados por expertos cubanos en la Isla sobre esta
      situación se estima que al menos 15% de los que intentan cruzar por
      mar a los Estados Unidos mueren en el intento. Las cifras dadas por
      el Servicio de Guardacostas y por la prensa de Miami son muy
      diferentes, mantienen que solamente hubo 39 muertes confirmadas en
      esa travesía durante el año fiscal 2005. Aunque solo en un lamentable
      suceso, a mediados de agosto pasado, 31 pasajeros, de una lancha de
      28 pies de eslora salida por Matanzas, fueron declarados
      desaparecidos.

      De acuerdo con el Servicio de Guardacostas, las intercepciones en
      alta mar se han caracterizado por enfrentamientos violentos con las
      autoridades y por la muerte de los inmigrantes. Según las mismas
      autoridades, estas personas son traídas cada vez más, en lanchas
      rápidas, por una red de delincuentes especializados en el tráfico
      humano ?antiguos narcotraficantes?, radicados en el sur de la
      Florida, que ahora encuentran este contrabando más lucrativo que el
      de las drogas. Cobran desde $8 000 a $12 000 dólares por persona, a
      quienes malvadamente abarrotan en las pequeñas lanchas. En su inmensa
      mayoría los que intentan inmigrar son individuos que tienen
      familiares en Estados Unidos, quienes no califican para ser
      considerados como emigrantes legales en Estados Unidos, o que no
      quieren esperar su turno en la cuota anual, asignada por los tratados
      migratorios, para los inmigrantes legales.Como parte de su
      sistemática campaña pública en contra de Cuba, recientemente un
      vocero del Departamento de Estado dijo que la nueva ola de
      inmigrantes ilegales cubanos se debe al sistema imperante en la Isla,
      el aumento de las políticas represivas del régimen y el desplome de
      la economía cubana. Resulta que según cifras oficiales, durante el
      año fiscal 2005 fueron también interceptados en alta mar intentando
      entrar ilegalmente en EE.UU. 3 612 dominicanos (900 más que los
      cubanos interceptados), y en el 2004 fueron interceptados 3 229
      haitianos (2 000 más que los 1 225 cubanos interceptados ese año
      fiscal).

      El diario brasileño O Globo en un reciente artículo sobre el tema de
      los inmigrantes ilegales en Estados Unidos, citando fuentes
      oficiales, señala que durante el primer semestre del año fiscal 2005,
      fueron detenidos intentando cruzar ilegalmente las fronteras
      estadounidenses, 27 396 brasileños, una media de 4 556 por mes y 152
      por día. Y en el año 2004 fueron detenidos intentando entrar
      ilegalmente a este país un total de 1 160 000 extranjeros, 93% de
      ellos (cerca de 1 080 000) eran mexicanos. Sería importante
      recordarle al Departamento de Estado que ninguno de los países
      natales de esos inmigrantes indocumentados tiene una pizca de
      socialismo en su sistema; porque son estados clientes de EE.UU. sus
      economías no pueden desplomarse porque siempre han estado en la
      ruina; y, es de amplio conocimiento público, que diariamente todos
      esos pueblos sufren crueles políticas represivas, cuyas víctimas
      anualmente se cuentan en los miles. Ah, y ninguna de esas
      nacionalidades puede acogerse a los beneficios de una Ley de Ajuste
      Cubano si lograra entrar ilegalmente a este país, al contrario, se
      les persigue con saña.

      Que se dé fin a una despreciable política que utiliza a nuestros
      compatriotas, sobre todo a nuestros hijos menores, como carne de
      cañón. Que se anule la Ley de Ajuste Cubano; que se aumente el número
      de visas de emigrante a aquellos cubanos que quieran emigrar, y que
      cumplan los requisitos exigidos por las regulaciones de Estados
      Unidos, y así lo hagan legalmente y de manera segura, para ellos y
      para sus hijos; que Estados Unidos dé fin a la política genocida del
      bloqueo y al resto de su política de agresión permanente y, en vez,
      respete el derecho del pueblo cubano a vivir y a desarrollarse en
      paz. Y, entonces, verán.att Alejandro
    Your message has been successfully submitted and would be delivered to recipients shortly.